Últimos temas
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Maya el Sáb Abr 07, 2012 11:11 pm

http://www.madridiario.es/2010/Septiembre/ciencia-tecnologia/ensayo/192591/origen-desarrollo-villa-islam-medieval-madrid-petite-ville-ensayo-madrid.html

El origen y desarrollo de la Villa de Madrid

23-09-2010 - madrid
Título: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles).
Autor: Christine Mazzoli-Guintard; introducción de María Jesús Viguera Molins.
Ficha editorial: Presses Universitaires Rennes. Rennes, 2009 (268 páginas).

La Historia de Madrid ha sido en numerosos casos manipulada en aras de intereses no científicos. Lo habitual es considerar que, hasta que Felipe II decidió gobernar sus importantes posesiones desde las proximidades de esta Villa, Madrid no tuvo importancia. No debe olvidarse que, entonces, el principal enemigo de la monarquía hispana eran los turcos, los musulmanes. Bien es cierto, y posiblemente esto sería un motivo, que en aquel momento no podía aducirse para la Villa de Madrid un importante pasado islámico, y no podía valorarse la importante creación urbana que los musulmanes llevaron a cabo desde su fundación, por el emir cordobés Muhammad I, en la segunda parte del siglo IX. Por ello, en la Edad Moderna se inventaron remotos e importantes pasados, relacionados en mayor medida con la Antigüedad, para glorificar al monarca y a Madrid. Nada más lejos de la realidad histórica que estas leyendas. No obstante, el estudio sobre la Villa, declarada madina por Abd al-Rahman III, en el período que estuvo integrada en Al-Andalus siempre ha supuesto problemas y reticencias para los historiadores no especialistas en el Islam. Fueron los primeros trabajos arqueológicos, llevados a cabo en la segunda mitad del siglo XX, los que iniciaron un proceso de revisión de la Historia Medieval de la Villa de Madrid, sobre todo en el periodo anterior a su incorporación al reino de Castilla a fines del siglo XI, en tiempos del rey Alfonso VI.



La escasez de documentos escritos y las dificultades para acceder a las crónicas árabes no traducidas al castellano ha sido un problema añadido, al que había que unir las dificultades que suponían los trabajos arqueológicos en un casco urbano habitado desde su fundación. Por otra parte, las encontradas opiniones, entre quienes consideraban que anterior a la decisión de Muhammad I había una población, cuyo origen se remontaba a la época en que la Península formaba parte del Imperio Romano, y quienes defendían su fundación en tiempos de los musulmanes, impedían avanzar en las investigaciones y daban lugar a posturas excesivamente subjetivas, derivadas de implicaciones políticas y religiosas que una opción u otra podía suponer. Era muy difícil admitir que la capital de España era una ciudad que había sido fundada por los musulmanes y que tenía una importancia relativa en comparación con otras ciudades andalusíes. Mucho más adecuado, desde algunas posiciones, era el origen imperial romano y considerar que la dominación islámica había supuesto un atraso para estas tierras, que no se habían desarrollado hasta la "reconquista cristiana". Todos estos planteamientos no eran excesivamente científicos y, por el contrario, tenían una fuerte carga política.



Desde los años ochenta del siglo pasado comenzaron las publicaciones, memorias de excavaciones, investigaciones, coloquios o seminarios, que empezaron a aportar argumentos científicos suficientes para olvidar las leyendas y tradiciones y sentar las bases para la actual Historia del Madrid en la Edad Media. Etapa en la que claramente se distinguen dos épocas, una continuación de la otra, en las que se produce un crecimiento y un desarrollo continuo, sin que el paso de una administración a otra no supusiera más que un cambio de religión, pues la importante población musulmana se mantuvo como mudéjares, que no notaron cambios transcendentes en sus vidas. La relación entre cristianos y musulmanes hasta fines del siglo XV fue pacífica y solidaria. Todo ello ha sido analizado, valorado y estudiado con ecuanimidad y gran rigor por la investigadora francesa Christine Mazzoli-Guintard en la obra que aquí se reseña, posiblemente su condición de no hispana ha sido fundamental para que pudiera analizar todo el proceso, sin estar condicionada por presupuestos no científicos anteriores, ni por la mentalidad popular mayoritaria.



La autora, en primer lugar, expone y valora los instrumentos que ha utilizado para elaborar su estudio. La documentación escrita, tanto las publicaciones como la que se encuentra desconocida o inédita en los archivos, junto a la hasta ahora conocida y localizada, es valorada por la autora. Igualmente utiliza las referencias que se derivan de las memorias de excavación y de las publicaciones a las que han dado lugar. Por tanto, el trabajo es un modelo de cómo se deben conjugar bibliografía, documentación de archivo y restos materiales que, para la época estudiada, son fundamentales. Gracias a ello, la autora avanza en la construcción del origen y desarrollo de la Villa de Madrid hasta la actualidad. El primer paso es la valoración de los inicios de población en tiempos anteriores al siglo IX, al que se remonta la fundación del emir Muhammad I. A continuación se ofrece el estudio pormenorizado de la población, actividades, formas de vida, instituciones, relaciones con Córdoba y las otras ciudades islámicas de la zona próxima a Madrid y con los reinos cristianos del Norte.



Esta parte, la más extensa, supone un punto de llegada en la Historia del Madrid islámico. Lo expuesto va a ser durante mucho tiempo la base referencial para cualquier estudio que sobre este tema se emprenda en el futuro. Sólo la aparición de nueva documentación, bien escrita o bien restos materiales, podrá modificar o confirmar la aportación de Christine Mazzoli-Guintard. Pero este libro todavía aporta un mayor valor, pues la autora enriquece la obra y continúa con el análisis de los restos tanto de población, los mudéjares, como materiales, que de la etapa islámica continuaron en uso y perfecto funcionamiento en la época cristiana. El tratamiento y análisis de todo el importante legado que los musulmanes dejaron en la Villa, tras su incorporación al Reino de Castilla hasta la expulsión de los mudéjares y las consecuencias de ello, es exhaustivo. Todo ello es expuesto y criticado por Mazzoli-Guintard, que ofrece otra valiosa aportación al exponer la presencia continua de lo islámico en Madrid hasta la actualidad. De esta manera, con el análisis en el tiempo largo, se establece un diálogo entre el pasado y el presente, que ayuda a comprender mejor la realidad social de la actual ciudad y algunas de sus costumbres y prácticas tradicionales que todavía perviven.



Considero que el último capítulo tiene un gran interés como demostración de la importancia que para Madrid todavía tiene su fundación y desarrollo bajo el emirato y califato de Córdoba. También tiene interés para la Historia de la Península en general, pues se manifiesta que la influencia islámica no se redujo a las tierras meridionales de la Península, sino que fue mucho más amplia, como demuestran los restos que todavía perviven y se pueden apreciar, si se tiene interés y voluntad de percibirlos. La Villa de Madrid surgió dentro de una formación histórica, el Islam, que en aquel momento representaba, sin lugar a dudas, el mayor poder político, el más espléndido foco de cultura y desarrollo social y económico y fue transcendente para el Mediterráneo de aquella época.

En resumen, un libro imprescindible que es necesario traducir al castellano para que su contenido tenga toda la difusión que requiere. Tanto para investigadores, como para el público interesado en general y, sobre todo, para madrileños y madrileñas que aprenderán con su lectura a valorar su importante pasado y la transcendencia que ha tenido para Madrid, sin necesidad de inventar leyendas.



Cristina Segura Graiño

Catedrática de Historia Medieval.
Universidad Complutense de Madrid

Saludos
Maya
avatar
Maya

Mensajes : 1421
Fecha de inscripción : 22/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por rafa el Lun Abr 09, 2012 12:50 am

Efectivamente, desde los inicios de la capitalidad madrileña, se le ha querido dar a Madrid una antigüedad exagerada.
-PRIMERO: La mayoría de las ciudades españolas que en ese momento podían ser capital del gran imperio español, tenían un laureado pasado romano. Madrid no lo tenía y se recurrió a cronistas de la época como Jerónimo de Quintana, que en su libro "Historia de la antigüedad, nobleza y grandeza de la villa de Madrid", quiso evaluar los restos de las murallas madrileñas como romanas e incluso por que no, griegas, basándose en el dragón alado o serpiente ¿alada? que había a modo de relieve gravado en la piedra sobre el arco de entrada de Puerta Cerrada, típico de las fundaciones griegas, y como no con un fundador: El príncipe Ocno Bianor.
Como estos ejemplos hay muchísimos en este libro de Quintana, pero hay que leerlo con cuidado y por supuesto no interpretarlo al pie de la letra, pues como le sucede a la Biblia, cada cual lo interpreta a su manera.
SEGUNDO: Mayrit o Magerit, fue levantado como RIBAT para la YIHAD. Su situación estratégica en la Marca Media y su función primera como defensa adelantada de la ciudad de Toledo, hicieron de su castillo famosa fortaleza de la época. Por entonces (siglo IX-X) ya se habla de la alcazaba con su recinto militar y de la almudaina con su recinto civil.
Como bien expone Cristina Segura Graiño, una fundación islámica, y además con atenuante de ribat para la yihad, no podía ser una digna fundación para la capital del universo católico ( con permiso de Roma).
TERCERO Y ÚLTIMO: ( y esto es opinión personal) Esta claro que Madrid no fue fundado ni por los griegos ni por los romanos, aunque de vez en cuando nos encontremos con alguna sorpresa arqueológica cerca del puente de Segovia, pero no estoy de acuerdo en que las primeras tropas musulmanas que llegaron a Madrid para levantar en principio una simple atalaya de vigilancia, se encontraran con un solar descampado en un kilometro a la redonda, si no más bien creo, que se tropezaron con unos cuantos sembrados...
avatar
rafa

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 04/04/2011
Edad : 48
Localización : madrid

http://rafamartin.tereso@gmail.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Arancetano el Jue Mayo 31, 2012 12:18 am

Cristina Segura dice que "Madrid tiene una importancia donde se demuestra que la influencia islamica no se redujo solo a la mitad meridional de la peninsula, como se demuestra con los restos que aun perviven..."
No se a cuento de que viene eso, Tudela, Zaragoza, Albarracin, Medinaceli, Calatayud...Molina, asi que me vengan a la memoria, demuestran mucho mas que Madrid, el pasado arabe en la parte norte de la peninsula.
Esa cita de Cristina Segura no se a que viene.
Espero que salga pronto el libro de la señora Mazzoli traducido. Ya me tiene intrigadillo.
Un abrazo.

Arancetano

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 21/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por mary fely el Sáb Jun 02, 2012 2:21 am

Lo mismo digo, Arancetano, deseo leer ese libro desde que lo mencionaron, y espero que nos de la noticia de su salida. cheers

mary fely

Mensajes : 967
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Jose el Sáb Jun 02, 2012 9:19 am

La traducción salió a la venta el año pasado. Lo edita la Asociación Cultural Al-Mudayna y puede encontrarse en La Librería.
Saludos

Jose

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 26/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Maya el Sáb Jun 02, 2012 10:42 am

Gracias, Jose. No sabía que se había traducido ya.

Llevo bastante tiempo pensando en ir a por este libro en francés, ya que para mí sería mejor leerlo en el texto original que traducido. Aprovecharé la Feria del Libro a la que todavía no he acudido para visitar la caseta de la Librería Francesa y ver si lo tienen. Sino lo pediré o buscaré la traducción.

Por otra parte, he traducido hace tiempo un buen artículo sobre esta obra, muy detallado y muy favorable, de Juliette Sibon que es profesora de historia medieval del CUFR Jean-François Champollion (Centro Universitario de cuatro ciudades de Sur-Pirineo); le he escrito para pedir permiso de publicar mi traducción en el foro (se la he enviado para que la vea), pero estoy esperando su respuesta todavía. Sin permiso, no puedo publicarla.

Espero lo que dirán los foreros interesados en leer este libro porque no se puede opinar sobre una obra que no se ha leído completamente.

Un abrazo
Anne
avatar
Maya

Mensajes : 1421
Fecha de inscripción : 22/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Mi traducción del artículo de Juliette Sibon

Mensaje por Maya el Sáb Jun 02, 2012 2:22 pm

Hola

Acabo de recibir, por parte de Juliette Sibon, el permiso para publicar mi traducción de su artículo. Os la pongo ahora mismo, porque hace un estudio, muy detallado y por capítulo, de la obra de Christine Mazzoli- Guintard. Da ganas de tener este libro en mano para hacer nuestra propia crítica cuando lo hayamos leído.

Christine Mazzoli-Guintard, Madrid, pequeña ciudad del Islam medieval (del siglo IX- al siglo XXI)
Obra presentada por Juliette Sibon

1- Christine Mazzoli-Guintard, especialista de las ciudades andalusíes, centra su estudio en el campo más reciente de la historia urbana de al-Ándalus, es decir el de las "pequeñas ciudades". Si se ha hecho correr mucha tinta sobre Madrid "ciudad-frontera", la obra considera Madrid "pequeña ciudad", madina sagira, tal como la califica al-Isidri en el siglo XII. Apoyándose en los múltiples trabajos dedicados a la historia de la ciudad y con una amplia documentación de fuentes materiales y de fuentes escritas, tanto arabo-musulmanas como cristianas, la autora ofrece una investigación histórica rigurosa que se entrecruza con un análisis filológico preciso, fundado en un conocimiento sólido de la lengua y de los textos árabes. El método sirve frecuentemente para paliar la ausencia de fuentes o sus incoherencias e insuficiencias por una reconsideración de la terminología árabe. La autora reúne todas las menciones de un término e intenta entender el uso que, de él, hacen los autores, a fin de elegir la aceptación más justa posible.
2- El objetivo es el de mostrar hasta qué punto Madrid, anclada en el califato omeya desde 719, luego en la taifa de Toledo (después de 1009), antes de empezar a depender de la Castilla cristiana (hacia 1085), ha sido un actor de la historia andalusí. El fin perseguido por la obra está claramente expuesto en la introducción: No se trata de limitarse a considerar Madrid solamente como una "ciudad-frontera", ni de considerar la pequeña ciudad como un modelo reducido de la gran ciudad. Entonces hay que definir otra coherencia propia de la madina sagira.
3- Tres vías de reflexión están exploradas: en la primera parte, la de la fundación de Madrid (23 p.); en la segunda parte, la de la expansión urbana (103 p.); luego en la tercera parte, la de la proyección de Madrid en el espacio y el tiempo, más allá del territorio de la ciudad propiamente dicho y más allá de la época musulmana (59 p.).
4- Erigida al rango de capital por Felipe II en 1561, Madrid ha suscitado numerosos trabajos cuya amplitud es sin duda desproporcionada en relación con el papel que la pequeña ciudad ha mantenido en al-Ándalus. Su sitio, en primer lugar, no es un sitio adecuado para una gran ciudad, por el hecho que Madrid se desarrolló sin la proximidad de un río importante (Capítulo 1). La pequeña ciudad hace coexistir en sus primeros tiempos grupos autóctonos con Beréberes llegados del Magreb, recientemente convertidos. La etimología de Magrit – lugar de las magra/s, canales subterráneos destinados a extraer el agua desde las profundidades de la tierra - y de sus variantes árabes y latinas levanta dos problemas que no acaban de resolverse (Capítulo 2): el de la existencia preislámica, implicando que la ciudad no fue fundada desde la nada por el emir Muhammad I; el de la relación mantenida por los hombres en el lugar. La historia de la fundación de Madrid es oscura, en efecto. Es por lo menos más compleja que lo que mantiene tradicionalmente la historiografía. Volviendo al texto original de al-Razi (888-955/275-344), que procura la información más completa sobre el tema, la autora defiende la hipótesis que Madrid, que existe ya en 870-871, ha sido fundada por un emir constructor en el contexto de la reorganización del territorio empezada por los Omeyas en el siglo IX, en el momento de la desaparición del control del ejército sobre la recepción de los impuestos (Capítulo 3). Muhammad I mandó fortificar una implantación preexistente – comprobada por la arqueología –, según un plano cuadrilátero, siguiendo el modelo del hisn*. No sólo quiso proteger la frontera frente al rey de Oviedo; también quiso implantar sólidamente la autoridad omeya frente a los rebeldes toledanos. Para la autora, la fundación de Madrid se inscribe en el marco de una política centralizadora. La ciudad habría nacido "para los habitantes de la frontera" (p. 51), para abrigar una administración capaz de asegurar las entradas fiscales indispensables al gobernador elegido por el emir y encargado de hacer ejecutar los trabajos necesarios, luego de enviar los excedentes de recursos a Córdoba. Madrid es también un centro de arabización e islamización de los nuevos convertidos, un polo regional de homogeneización de la población andalusí.
5- Por falta de fuentes, la historia de crecimiento urbano de Madrid hasta el siglo XI es tan oscuro como la de la fundación en el siglo IX. No obstante, la autora dedica en este tema la parte central de su obra y se aplica, en esto también, a ofrecer, si no, respuestas, por lo menos hipótesis y pistas de búsqueda.
6- El primer indicio de paisaje urbano, que marca el paso de la fortaleza a la madina – es decir al "espacio perfecto", categoría superior de la civilización –, es la colocación de un gobernador, cargo que da testimonio de la expansión administrativa de Madrid como polo estructurante en plan fiscal, judicial, económico, religioso y cultural. El contraste de las fuentes escritas y arqueológicas permite captar un crecimiento en forma de núcleos dispersos, cercanos al recinto amurallado (Capítulo 4). La primera cerca cuadrilátera, desenterrada por primera vez en 1953, encerraba 4 ha. Cuatro núcleos de hábitat extra-muros fueron descubiertos por los arqueólogos, entre ellos, el más denso se sitúa al sur de la muralla, en el cerro de las Vistillas, que tal vez sea el núcleo de viviendas anterior a la fundación del hisn. Los arqueólogos han localizados 145 silos y pozos, que sirvieron en su principio a almacenar los excedentes agrícolas. Luego la conversión de los silos de grano en basureros confirma la hipótesis de la requisa del Estado omeya con el objetivo de acaparar recursos fiscales.
7- Cristina Mazzoli-Guintard afronta las divergencias y contradicciones de la historiografía y defiende las hipótesis que le parecen más convincentes. Por ejemplo, si se considera comúnmente, aun sin poder probarlo, que la ciudadela urbana o barrio reservado al representante del emir omeya, hubiese sido el lugar del Palacio real, la autora considera que el sitio de la actual catedral de Santa María de la Almudena, asentada al noroeste de la ciudad fortificada, es más probable (Capítulo 5). Además el qanat, o canal de agua subterráneo, puesto al día en la Plaza de los Carros en 1983 sería de época islámica y probaría la difusión de la técnica oriental en occidente a partir de la época omeya, es decir antes de los Almorávides, por lo cual mucho más precoz que lo que se creía hasta ahora.
8- Si Madrid es desde luego una "ciudad-frontera", la composición de su sociedad revela que es también una ciudad para la paz (Capítulo 6). El gobernador, cuyas funciones no habían llamado la atención hasta hoy, despierta ahora más interés gracias al gran cronista cordobés Ibn Hayyan. Agente fiscal, con el cargo de las construcciones ordenadas por el emir, el gobernador arma las tropas y puede eventualmente cumplir funciones militares. Los Banu Salim, llegados en Al-Ándalus en el siglo VIII y seguidores fieles de Córdoba, encarnan la función hasta dentro de los años 920-930. Ellos quedan destituidos por el emir omeya, por una razón no aclarada. La hipótesis más verosímil para la autora es que, frente a las quejas de los administrados en las provincias, el emir tuvo que elegir entre alianzas y destituciones de los poderes locales. Entonces fue sin duda más fácil destituir jefes locales que ofrezcan menos resistencia, como por ejemplo los Banu Salim (p. 120).
9- La autora intenta también investigar las diferentes categorías sociales que componen la sociedad de la pequeña ciudad, y que son a menudo muy permeables, por el hecho de que un mismo individuo puede pertenecer a varios grupos. Es el caso particularmente del mercader-letrado, a la vez sabio, terrateniente y negociante-viajero. El medio de los ulemas*, cercano a las autoridades urbanas, sobrerrepresentados en las fuentes, esconde seguramente otros tipos de ciudadanos importantes. No obstante, da testimonio de la expansión cultural de Madrid, que es también un lugar de enseñanza. La única prueba arqueológica es el fragmento de omóplato bovino, pulido para grabaciones del alfabeto árabe (p. 130-131). A partir de la lista establecida por la autora de las reseñas biográficas de los 21 sabios conocidos en Madrid en la época islámica (p. 125-129), se percibe hasta qué punto los ulemas constituyen un medio compuesto, hecho de sabios, de mercaderes y de combatientes. El ejemplo de Ibrahim b. Muhammad b. Baz al Qazzaz, famoso por haber introducido la lectura de Nafi’ b.’Abd al-Rahman en la península ibérica, que abandona Córdoba para ir a cumplir el ribat* en la frontera poco tiempo después de acta de nacimiento de Madrid, demuestra que musulmanes doctos y piadosos están dispuestos a dejar la capital omeya, centro cultural por excelencia, para la pequeña ciudad periférica de Madrid.
10- El ribat, en efecto, no subentiende una exclusiva actividad militar. Implica también una actividad sin armas, a saber actos de piedad, así como la lectura y la difusión del Corán. Por otra parte, el dinamismo de los artesanos del souq*, y de los alfareros en particular, revela que Madrid también existe para la paz. La autora levanta aquí la paradoja entre el hecho de que la pequeña ciudad sea únicamente percibida como una ciudad en armas, mientras el conjunto de la sociedad andalusí está considerada muy poco preparada para la guerra, muy poco impregnada del yihad*, por el hecho de los lazos permanentes mantenidos con los cristianos.
11- Pequeña ciudad hecha también para la paz, Madrid se abrió sin duda al Otro. La arqueozoología revela la presencia de cerdos, lo cual permite pensar que una pequeña comunidad cristiana, coexistía con la mayoría musulmana. En cuanto a las otras personas del libro, los judíos, solamente aparecen muy tarde en las fuentes medievales; no hay más que algunas piezas de cerámica relacionadas con el culto hebraico y éstas permiten pensar que ellos estaban ya presentes desde la época omeya.
12- Prolongar el estudio de Madrid islámica en el espacio y en el tiempo enriquece y completa las dos problemáticas consideradas por la autora: la que tiene como meta precisar lo que es una pequeña ciudad andalusí y en qué Madrid era también una madina sagira; la que tiende a mostrar que Madrid fue actor de la historia andalusí hasta tal punto que su herencia se habría perpetuado hasta hoy.
13- Para la dimensión espacial, la autora subraya una vez más que la característica de "ciudad-frontera" no puede ser una manera exclusiva de captar Madrid islámica (Capítulo 7). En efecto, el examen del territorio militar de la pequeña ciudad revela unas fortificaciones que también giran hacia el interior. La implantación de torres de vigilancia revela que se añade una voluntad inicial de "colonización" de un enclave económico, de apropiación de una periferia mal dominada. Madrid es un elemento del tagr*, la marca, que los omeyas cuidan fortificándolo tanto para protegerlo como para dominarlo. En cuanto a saber si Madrid era, a la escala del dar al-islam*, un importante nudo de comunicaciones o un cruce restringido, el dosier tiene que abrirse de nuevo. Por el momento la autora anota algunos enlaces con lugares lejanos, que serían la prueba de la vitalidad de esta pequeña ciudad.
14- Una vez más, la autora examina y hace la síntesis de todas las fuentes relativas al destino de Madrid en la tormenta de la fitna* primero, luego frente a la expansión cristiana (Capítulo 8). Ante las incertidumbres cordobesas, Madrid sigue el destino de Toledo a partir de 1009. Después de 1025, la pequeña ciudad está unida a Toledo, llegando a ser una de sus ciudades dotada de una mezquita con minbar*. Por lo que es de la inclusión de Madrid al reino de Castilla llevada por Alfonso VI, es muy probable que tuvo lugar antes de 1085, fecha de la rendición de Toledo, tal vez desde 1083. El episodio queda sin embargo muy discreto en las fuentes medievales y no alcanza toda su envergadura hasta el siglo XIX, momento en el que se construye la invención historiográfica de la Reconquista. Sea lo que sea, la ciudad recibe el fuero de Toledo en 1118, luego está dotada de una reglamentación propia así como nuevas instituciones urbanas en 1202.
15- Se presenta evidentemente la cuestión de la permanencia de la herencia islámica en Madrid, en el momento en que se vuelve cristiana. Esta herencia la conservan los mudéjares, organizados en aljama*, cuya primera mención se encuentra en 1329. Están muy presentes en los oficios de la construcción y dejan su marca en el paisaje arquitectural madrileño: el campanario de la iglesia San Pedro (fig. 25, p. 211) y la torre San Nicolás (fig. 26, p. 212) conservan todavía características y diseños decorativos mudéjares. Después de 1502, los moriscos mantienen vivo el recuerdo de Magrit hasta el principio de siglo XVII.
16- La obra rica y apasionante de Christine Mazzoli-Guintard acaba con una reflexión sobre el recuerdo de Magrit hoy, y por un estado de la investigación en este principio del siglo XXI (Capítulo 9). Fuerzas antagónicas actúan, las que tratan de borrar el legado musulmán y las que, al contrario, intentan exhumarlo. La autora se coloca indudablemente del lado de las segundas. Cierra su exposición por una frase a meditar que coloca la historia urbana en el corazón del debate sobre las raíces de Europa. Lo que está en juego, según ella, se inscribe mucho más allá que la historia misma de la ciudad, incluso de la historia de España, en la medida en que Madrid es la única capital europea "donde se reúnen las civilizaciones" (p. 220).

Notas de la traductora, siguiendo el orden del texto:
*hisn: campamento militar
*ulema: sabio, hombre docto en ciencias o letras, teólogo
*ribat: servicio espiritual y militar (el aspecto militar fue muy reducido en ciertas épocas)
*souq: mercado
*yihad: guerra santa
*tagr: frontera fortificada
*dar al-Islam: tierra del Islam o casa del Islam
*fitna: guerra civil
*minbar: púlpito
*aljama: congregación, comunidad


Référence(s) :
Christine Mazzoli-Guintard, Madrid, petite ville de l’Islam médiéval (IXe-XXIe siècles), Rennes, Presses universitaires de Rennes, 2009, 270p.ISBN 978-2-7535-0823-1.

Pour citer cet article
Référence électronique
Juliette Sibon, « Christine Mazzoli-Guintard, Madrid, petite ville de l’Islam médiéval (IXe-XXIe siècles) », Cahiers de recherches médiévales et humanistes [En ligne], 2009, mis en ligne le 30 novembre 2009, consulté le 04 avril 2012. URL : http://crm.revues.org/11739

Droits d’auteur
© Cahiers de recherches médiévales et humanistes

Christine Mazzoli-Guintard es licenciada en Filología Española (1984) y doctora en Historia por la Universidad de Caen (1992).Miembro de la sección científica de la Casa de Velázquez (1990-1992).Profesora titular de Historia Medieval desde 1993 en la Universidad de Nantes.

Juliette Sibon es profesora de historia medieval del CUFR Jean-François Champollion

Traducción: Anne Barcat


avatar
Maya

Mensajes : 1421
Fecha de inscripción : 22/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por rafa el Dom Jun 03, 2012 1:50 am

Leyendo el articulo de Juliette Sibon, apetece comprarse este libro de Christine Mazzoli-Guintard, tiene el aspecto de ser muy interesante.

Gracias Anne por esta magnifica traducción.

Solo resaltar que según el punto 2, Mayrit perteneció al reino taifa de Toledo después del año 1009, pero si mal no estoy informado, Magerit ya estaba integrada en la cora de Toledo perteneciente a la marca media en tiempos del califato, en el siglo IX, antes de la independencia de Damasco en el 929 y por supuesto antes del califato de Córdoba desintegrado en 1031.

Errata: Quería decir emirato independiente de Córdoba donde digo de Damasco.
avatar
rafa

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 04/04/2011
Edad : 48
Localización : madrid

http://rafamartin.tereso@gmail.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por mary fely el Dom Jun 03, 2012 2:20 am

Gracias Anne, por enviarnos el artículo de Juliette Sibon en español.

Me esperaré a leer el libro de Chistine Mazzoli, y después comentaré las conclusiones que he sacado. Lo cierto es que estoy deseando leerlo, para ver que datos nos aporta nuevos de Mayrit que desconocemos en España, para que Juliette Sibon termine su artículo diciéndo, que Madrid es la única capital europea "donde se reúnen las civilizaciones"


mary fely

Mensajes : 967
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Para Arancetano y para Rafa

Mensaje por Maya el Dom Jun 03, 2012 1:29 pm

Para Arancetano: La dependencia de las ciudades de la Marca superior de Al-Andalus tanto con la dinastía de los Omeyas como con el Califato independiente de Cordoba, ha sido muy fluctuante y nunca completa:
http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=8429

Para Rafa: Desde luego, la cora era una división territorial con su principal ciudad (por ejemplo Cora de Toledo). Después de la desintegración del califato de Córdoba en 1031, las coras se convirtieron en reinos taifas independientes. Esta desintegración favoreció el avance de los cristianos en el siglo XI.
http://www.lahistoriaconmapas.com/2011/03/los-reinos-de-taifas-1031-1094.html

Saludos a los dos
Anne
avatar
Maya

Mensajes : 1421
Fecha de inscripción : 22/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Arancetano el Lun Jun 04, 2012 12:17 am

Muchas gracias Anne, por el enrome esfuerzo de transcribir esto. Me imagino que la traduccion te habarsido facil, pero llevarlo al papel, es un labro encomiable que te agradezco en nombre de todos los que amamos la historia de Madrid.incluidos la profesora de Carmona y su marido, extrañamente desaparecidos, con lo que les gustaba la historia de MADRID.
Es que en esta corrala la historia de Madrid, gracias personas como tu, se escribe asi, con Mayusculas. Un abrazo.

Arancetano

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 21/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Madrid, petite ville de l´Islam médiéval (IXe-XXIe siécles). Christine Mazzoli-Guintard

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.