Últimos temas
» "País" de Luz Casal
Hoy a las 1:05 pm por Anne

» Castillo de Bofarull y Paseo de Extremadura 2 (Actualizado)
Vie Ago 18, 2017 9:21 pm por Pepcor

» Interesantes sitios de Carlos Viñas-Valle
Lun Jul 24, 2017 10:53 pm por Anne

» Un interesante comentario en mi blog y mi respuesta meses más tarde
Dom Jul 23, 2017 8:57 pm por Anne

» El Café Comercial ya tiene su puerta giratoria
Dom Jul 23, 2017 8:18 pm por Anne

» ¡Quince años!
Mar Jun 27, 2017 9:19 pm por mary fely

» La Gatera de la Villa, número 27 (verano de 2017)
Mar Jun 27, 2017 8:58 pm por mary fely

» En Pasatiempos se ha hecho una nueva pregunta
Mar Jun 20, 2017 11:07 pm por Anne

» Conocéis esta iglesia de Madrid?
Mar Jun 20, 2017 11:02 pm por Anne

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

Los amantes de los perros estamos de enhorabuena: la Casa del Libro deja que entren las mascotas

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los amantes de los perros estamos de enhorabuena: la Casa del Libro deja que entren las mascotas

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 10, 2012 3:06 pm

No tenía ni idea pero gracias a El País me he enterado: en la Casa del Libro de la plaza de las Descalzas dejan entrar a los perros, y también bicicletas. La de veces que he entrado allí y me encanta saber esta iniciativa:

No todos los clientes leen
Perros y bicicletas cohabitan en armonía con los fanáticos de la lectura de toda la vida en la Casa del Libro junto a las Descalzas Reales, la única de Madrid donde imágenes como la de abajo son posibles
JOSÉ MARCOS Madrid 9 MAR 2012 - 21:26 CET

Un golden retriever, en el mostrador de la Casa del Libro que admite animales y bicicletas. /SAMUEL SÁNCHEZ

Gaspar entra en la Casa del Libro. A cuatro patas. A nadie le extraña. Nadie se escandaliza. Y eso que Gaspar ni siquiera es un bebé con un interés precoz por la lectura. Por muy inteligente que sea, tiene sus límites. Es un perro. Eso sí, de marca. Un golden retriever de dos años y 40 kilos que, pese a su constitución robusta, se mueve como una danzarina entre los estantes mientras su dueño decide cuál será su última lectura. “Estamos en un barrio céntrico, rodeados de calles peatonales, y hace cinco años nos animamos a dejar pasar a la gente que venía con sus perros, o en bicicleta, porque nos dimos cuenta de que era clientes potenciales que a su pesar y el nuestro se quedaban fuera. Y la Casa del Libro, si destaca por algo es por ser innovadora; hasta nuestra fundación en 1923 los libros se vendían en un mostrador, las tiendas no tenían tratamiento de bibliotecas”, explica Óscar Calero, el director de la librería anexa al Monasterio de las Descalzas Reales, ubicada en pleno casco histórico de Madrid en la esquina donde confluyen la calle de la Misericordia y la del Maestro Victoria. “Perros y bicis bienvenidos”, reza un cartel en la entrada.

La iniciativa de Calero, única en Madrid, parte de dos premisas: ponérselo fácil al cliente y explotar nuevas vías de negocio en plena crisis. Sobre todo los fines de semana, cuando muchos posibles compradores salen a las calles dando un paseo con sus mascotas o haciendo millas sobre dos ruedas. “Es el momento de la semana en que puedo salir a montar, y lo que no iba a hacer era arriesgarme a dejar la bici fuera por mirar la última novela de Patricia Cornwell o Henning Mankell. Me la robarían fijo”, piensa Alfonso Pérez, un “devorador de libros”.

“Los dependientes somos los primeros que nos sentimos cómodos, a todos nos gustan los animales y el deporte. El ambiente que se genera es muy positivo; incluso anima a muchos curiosos a pasar a echar un vistazo”, cuenta una de las empleadas, Laura Remacha, que recuerda que el día de San Antón, patrón de los animales, llegó a haber seis perros a la vez en la tienda. “A la gente le agrada la atmósfera que se genera, en todo este tiempo no hemos tenido problemas de alergias ni de nada, de alguien con un problema de asma o un trauma de la infancia. Si se diera el caso, las personas son nuestra prioridad, pero nunca ha habido una queja”, interviene Calero. Como buena parte de sus clientes, llega a la tienda dando pedales.

“Las reacciones suelen ser de sorpresa, tanto por los perros como por las bicis que se aparcan en un rinconcito”, apunta Paloma González, otra trabajadora. Un compañero, Juan Carlos Domínguez, añade: “Los animales se portan bien, se quedan al lado de sus dueños. Dan ejemplo, se nota que están bien educados”. Mientras, Gaspar se detiene delante del stand de los libros más vendidos. Hojea con curiosidad la biografía de Steve Jobs. Y su dueño se la termina comprando. “¡Le vamos a terminar contratando!”, ríen los responsables.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/03/09/madrid/1331324775_283854.html
----------
Pues yo que tengo dos perros ya sé que allí me dejan entrar con ellos Smile
Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.