Últimos temas
» TINTIN EN MADRID
Sáb Nov 04, 2017 3:20 pm por Anne

» Bar La Marquesa de Cuba
Vie Nov 03, 2017 3:03 pm por Anne

» Exposición sobre cartografía, hasta el 28 de enero
Vie Nov 03, 2017 2:01 pm por Anne

» Bar La Marquesa de Cuba
Miér Nov 01, 2017 11:36 pm por maec63

» Feliz cumpleaños, Mesaria!
Mar Oct 31, 2017 7:01 pm por PedroMix

» El Retiro ayer 29 de octubre 2017
Lun Oct 30, 2017 5:15 pm por Anne

» La Gatera de la Villa número 28 (otoño de 2017)
Jue Oct 19, 2017 7:28 am por Anne

» Feliz día 12 de octubre de 2017!
Jue Oct 12, 2017 10:21 am por Anne

» ¡Le felícito, señor Rajoy! Hoy día 7 de octubre 2017, me ha decepcionado como era de esperar!
Sáb Oct 07, 2017 12:31 pm por Anne

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

"Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Charo el Mar Ene 03, 2012 4:10 pm

UN ESCAPARATE EN MADRID, CERCA DE LA PLAZA DE SAN ILDEFONSO DONDE ANTES HABÍA UN MERCADO.

Escaparate, esa singular palabra polisílaba de sonido raro y aún más extraña pronunciación, que tanto fascina desde el principio a los pequeños, quienes aprenden su significado sin proponérselo, a penas sabiéndolo articular.

Ideado como reclamo, tal vez antes de que el Imperio Romano extendiese su dominio por el mundo conocido, exponiendo los mejores y más llamativos artículos que siempre comerciantes o artesanos de listo entrecejo han deseado vender en sus tiendas como una impúdica exhibición de orgullosas partes pudendas, haciendo perder un tiempo no presuroso, tal vez, de aquellos presuntos compradores o de los que simplemente han disfrutado curioseando sin pretender nada o imaginando poseer en algún lejano día, que nunca llega.

Siempre hubo un escaparate para cada uno de nosotros, sobre todo en la infancia, aquella época en la que todo es nuevo, grande, inalcanzable, pero que está plagada de una esperanza lejana que se transforma en la sal de la vida. Con las manos pegadas a su cristal, todos estuvimos allí durante horas totales de minutos sumados, los ojos fijos, la mente trabajando en historias que por su singularidad nos hacían poseedores de un disfrute comparable sólo con nuestra capacidad de soñar despiertos; no siempre deseando ser propietarios de aquello que llamaba nuestra atención, sino ideando situaciones con una mezcla cálida de bienestar entre la irrealidad y la fantasía de estar sumergidos tras la vitrina tocando, sintiendo el cálido tacto de las cosas, oliendo, escuchando el sonido de esos objetos al chocar entre sí, saliendo de nuestra monotonía en blanco y negro para atravesar el espejo que nos separaba de un mundo imaginariamente mejor, en el que no hará calor ni frío, con ausencia de ruido, de voces que nos saquen fuera del ensueño ideal por medio del que comenzamos a aprender un mundo que deseamos y no siempre tenemos, el nuestro, aquel que sólo experimentamos nosotros.

Muñoz Molina y Millás describen escaparates que, sin duda, han existido y cuyos fascinantes contenidos probablemente aún se encuentren esparcidos por algún lugar, tal vez polvoriento, cercano a la ubicación que tuvieron durante tantos años; porque los escaparates de antes duraban décadas a lo largo de las cuales, en muchas ocasiones, el polvo, alguna telaraña e incluso el cuerpo incorrupto de un insecto atrapado iban acumulándose en ellos, dando al conjunto un aspecto de inamovible rancio abolengo con que probablemente se quisiera demostrar la imperdurabilidad del negocio que hoy, casi con toda certeza, ha desaparecido. Pero durante la infancia, época en la que los momentos duraban mucho más de lo normal, eso no contaba.

Mi escaparate estaba situado en Madrid, en la calle de Colón, a escasos metros de la plaza de San Ildefonso y era viejo, como todo lo que me rodeaba entonces. Estaba enmarcado de maciza madera pintada en marrón, aún sin un cierre que parcelara la visión en rombos metálicos como sucedió más tarde, y correspondía a una tienda en la que un dependiente con bata azul oscuro y cara risueña, vendía tocadiscos y vinilos con canciones de toda la vida que, poco a poco, iban siendo arrinconadas por otros ritmos modernos acompasados con letras en idiomas extranjeros, cajitas transparentes con diminutas agujas de diamante y todo tipo de recambios para los aparatos en cuestión. Pero lo más importante era el mecanismo mágico que, para mí y para el resto de los niños del barrio, se exhibía sobre la luna grande y robusta del escaparate situado a la derecha de la angosta puerta que daba acceso a la tienda. Un cartel circular, del tamaño aproximado a las medidas de un disco de larga duración, solicitaba escuetamente un "ponga la mano aquí" y de inmediato la luz de una bombilla casera aparecía llamando la atención sobre el segundo y más importante de los prodigios: el plato de un tocadiscos desventrado comenzaba a dar vueltas y sobre él un muñeco de goma. El solo hecho de retirar la mano del cristal suponía la inmediata detención de todo el mecanismo, para volver a comenzar tantas veces como uno quisiera volver a poner la mano sobre aquella porción de la luna del escaparate.

Tal vez lo sorprendente para nosotros, niños que en el fondo intuíamos ya una futura época de cambios tecnológicos, no era la imposibilidad de comprender como el simple roce de nuestra mano contra un cristal podía desencadenar el prodigio de un movimiento como aquel, sino que lo verdaderamente singular, lo excepcional de aquel escaparate consistiera en pensar que el hecho de posar o quitar la mano hacía arrancar o detener un proceso del cual nosotros éramos los únicos artífices, decidiendo algo por primera vez en nuestras vidas: mover o parar, encender o apagar, tocar o simplemente mirar la vida.


Charo Giménez.
http://antiguoscafesdemadrid.blogspot.com

Charo

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 19/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 7:09 pm

Hola Charo,

Da gusto leerte, me has hecho recordar cosas de mi niñez. Mi escaparate favorito era el de Sánchez Ruiz, en la Gran Vía, llena de muñecas y peluches de todos los tamaños. La tienda sigue en pie pero ahora se llama Asi (acrónimo de l nombre de su dueña, Ángeles Simón) y me sigue fascinando su escaparate y la variedad de muñecas que tiene. Siempre que paso por ahí me quedo un rato mirándolo.

Aprovecho para poner aquí el enlace de tu artículo sobre los cafés de la Calle de San Bernardo que acabo de leer y que está genial y así lo pueden leer los demás que estén interesados en los antiguos cafés

http://antiguoscafesdemadrid.blogspot.com/2012/01/cafes-de-la-calle-de-san-bernardo-y.html

Un abrazo,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Charo el Miér Ene 04, 2012 7:23 pm

Hola Mayrit:
No sabes lo que me alegra que te haya gustado este cuento, que tanto recuerda Anne. También ese escaparate de muñecas es aún uno de mis preferidos, aunque nunca no le he hecho ninguna foto y no sé bien por qué.
Gracias por tu promoción de mi blog y, sobre todo, por decirme que te gusta. Ayer apareción en la Blogosfera, por indicaciones tuyas.
Un gran beso y espero que os siga apeteciendo leer lo que escribo.

Charo

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 19/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 7:34 pm

Hola Charo,

Pues me he acordado que yo sí le hice una foto en 2010. La pongo aquí para que la gente la vea. Es un escaparate maravilloso para las niñas y no tan niñas nos siguen gustando las muñecas



Y me alegro que ya salgas en la Madroñosfera Smile

Un beso,
Mayrit


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Anne el Jue Ene 05, 2012 1:14 am

Hola Charo, hola Mayrit

Perdona, Charo, que no haya visto este hilo. Tengo mucho trabajo estos tiempos y sólo veo el foro a través de los avisos e-mails y, la verdad, con este sistema me salto muchos hilos nuevos. Gracias por contar tu escaparate de la infancia. ¿Quién no ha tenido un escaparate de pequeño? Pero estas cosas, no todo el mundo las sabe contar.

Mayrit, tu escaparate es precioso. Creo recordarlo de hace mucho tiempo, creo que se situa en la acera izquierda al bajar de Callao hacia la Plaza de España. ¿Es eso?

Abrazos
Anne
avatar
Anne

Mensajes : 1459
Fecha de inscripción : 22/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Invitado el Jue Ene 05, 2012 1:21 am

Exacto Maya, en esa acera está, muy cerca del cine Capitol y más cerca aún del antiguo y cerrado cine Rex.

Otro abrazo,
"Mayrrit"

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Arancetano el Sáb Ene 07, 2012 1:46 am

Me encanta tu blog y me encanta leerte, Charo. efectivamente, Amos Acero fue un hombre integro toda su vida. Nada pudeiron hacer los muchos que testificaron a su favor, curas, monjas y militares incluidos. Fue fusilado en las tapias de la Almudena, y hoy al menos tiene el reconocimiento merecido.
Hace algunos años escribi en el viejo foro "El Ferrocarril del Pacifico" que hablaba de la Maquinilla, ese tren que molestaba mas que otra cosa, y que se resolvioe l problema levantando las vias, ...con el beneplacito de Amós y de toda la barriada. Un abrazo.

Arancetano

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 21/09/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "Ponga la mano aquí" para Anne y para los que hayan tenido un escaparate.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.