Últimos temas
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

Historia de Vicálvaro

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia de Vicálvaro

Mensaje por Invitado el Vie Dic 09, 2011 9:20 pm

Madridiario de hoy incluye un artículo muy extenso y completo sobre la historia de Vicálvaro. Y que sirve de complemento al libro de fotos de ese antiguo pueblo que ha publicado la editorial Temporae:


El pueblo 'ahumado' de Madrid

09-12-2011 - Enrique Villalba - Fotografías: Asociación Vicus Albus
Hace 60 años, Madrid absorbió cuatro municipios en cumplimiento del Plan Bidagor, que trataba de convertir la Villa en una gran metrópolis. Vicálvaro, Fuencarral, El Pardo y Aravaca pasaron a formar parte de la capital en la tercera fase de anexiones que diseñó el Gobierno franquista. Madridiarioinicia con Vicálvaro un especial informativo sobre el devenir de estas poblaciones en su pertenencia a la gran ciudad.
Un 20 de octubre de 1951, Vicálvaro fue anexionado a Madrid. El conde de Santa Marta, entonces alcalde de la capital, animaba a los vicalvareños diciéndoles que, además de pertenecer al pueblo, serían madrileños, un motivo de orgullo. No debían estar muy de acuerdo los autóctonos, ya que el último alcalde de Vicálvaro elevó una queja al Gobierno por esta decisión, explicando que su unión solo supondría una pérdida de competitividad para el pueblo. Fue el último paso de una anexión gradual que comenzó en 1884, cuando la capital absorbió La Elipa y parte de las Ventas del Espíritu Santo para crear el cementerio de epidemias. La progresiva industrialización de Madrid atrajo a miles de familias de toda España para trabajar en la capital. La saturación del espacio urbano llevó a muchos a asentarse en los municipios limítrofes, en la frontera con la ciudad. En Vicálvaro esto supuso la creación de barriadas como Pueblo Nuevo, Bilbao y Moratalaz. Madrid acaparó estos espacios para convertirlos en zonas industriales. "El pueblo perdió su identidad. La convirtieron en parte del distrito de Mediodía. Fue fagocitado por una gran ciudad que le arrebató la posibilidad de elegir cómo crecer. Se convirtió en una ciudad dormitorio sin servicios", comenta Valentín González, presidente de la asociación de investigación histórica Vicus Albus y vecino del casco antiguo desde 1974.

El Vicálvaro que quedó por absorber contaba con varios hitos que lo hacían singular. Dos torres, la de la iglesia de Santa María La Antigua (uno de los templos más antiguos de la región) y la de la fábrica de cementos Portland-Valderrivas, configuraban el 'sky-line' de un municipio en pleno proceso de industrialización. El cuartel de artillería todavía estaba en la periferia del pueblo, aunque ya se perfilaba en el horizonte el crecimiento del pueblo hacia esa zona. Carmen Torralba, concejala presidenta del distrito, vivió en el cuartel buena parte de su infancia, donde su padre servía como guardia civil. "Fue un orgullo pasar a pertenecer a Madrid pero un pueblo es un pueblo y no se puede terminar con ese espíritu. Los vecinos de toda la vida todavía decimos que vamos a Madrid cuando cogemos el autobús", comenta. Un autobús, el de la empresa de Fausto Dones, que recorría la línea Ventas-Vicálvaro y que había que esperar sobre el barro. La mayoría de las calles aún no estaban asfaltadas. Y muchas no lo estuvieron hasta los 80.

Motes familiares
A pesar de compartir la capitalidad, la vida de pueblo se mantenía. El antiguo alcalde se convirtió en delegado de Alcaldía. Los habitantes que se llamaba por los motes familiares eran conocidos como pueblo como los 'ahumados' debido a que, según la leyenda, la imagen de la Virgen, hoy conocida como Nuestra Señora de la Torre, se apareció a unos campesinos en un paraje próximo a donde hoy se levanta su ermita. Como el lugar donde apareció estaba en el linde entre los municipios de Vallecas y de Vicalvaro, se decidió encender una hoguera. El municipio al que se inclinara el fuego se quedaría con la imagen. Prendido el fuego, las llamas se inclinaron hacia Vallecas y el humo fue para Vicálvaro, por lo que, a partir de entonces, los vecinos fueron llamados "ahumados".

Tras la anexión, los vecinos siguieron encontrándose por la mañana para ir a trabajar a la fábrica de cemento, a las empresas anexas, a alguna de las naves del polígono en construcción y a los campos. En la plaza seguían el bar del Seco y el local de Falange. Pero aunque la cosa parecía no cambiar, sí cambiaba. Cuatro años después de la anexión, el gobernador civil eliminaba las tradicionales corridas de toros que se hacían en la plaza del pueblo.

La fábrica de pedernal con que se empedró buena parte de las calles de Madrid cerró en los años 60. Vendían aislantes eléctricos para La Felguera, en Asturias. La industria minera se adaptó a los tiempos y comenzó a trabajar la sepiolita que venía en teleférico de las graveras de Velilla de San Antonio. El Ministerio del Ejército fue comprando en esos años los terrenos anexos al cuartel. Inició en 1965 la construcción de la colonia de viviendas de militares, y la residencia de oficiales y suboficiales. En 1966 añadieron otros locales al cuartel como la capilla, el teatro-cine y las escuelas privadas en el tercer patio.

Hasta que el Canal de Isabel II llevó las conducciones al pueblo, los vecinos tuvieron que utilizar los antiguos viajes y los manantiales para proveerse de agua. Entre las fuentes más importantes destacaban la de los Cinco Caños, desaparecida en 1975, y la Carrantona, que duró hasta los años 90. También era conocido el manantial de Villa Juana, cuya agua, según se decía, tenía propiedades medicinales.

Anexión a Moratalaz
Por entonces se produjo el 'boom' de la construcción, al que Vicálvaro no fue ajeno. Con la industria, Vicálvaro se convirtió en asentamiento de interés para especuladores y nuevos vecinos, que se trasladaron a pesar de la falta de equipamientos. Se levantaron las colonias de San Juan, Vilda, Ciudad del Sol y las Mil Viviendas. La zona crecía hacia el Norte y el Oeste porque la industria y el ferrocarril ejercían de muro para cualquier nuevo crecimiento hacia el sur y el Este.

En los 60, varios planes urbanísticos estructuraron la que sería nueva cara de Vicálvaro. El Plan General del Área Metropolitana de Madrid de 1963 propuso el paso de una circunvalación por Vicálvaro, que segregaba los usos de un polígono industrial del ferrocarril del resto de Vicálvaro. El Plan de alineaciones de 1967 estructuró la circulación en el casco antiguo y fomentó nuevas construcciones abiertas en el centro, rompiendo su estructura rural. El Plan Parcial de Vicálvaro de 1968 diferenció las casas por ámbitos, creando espacios con edificaciones cerradas, casas unifamiliares y manzanas con patios abiertos. También se proyectaron espacios industriales y comerciales. La falta de control municipal supuso que no se reservase el terreno adecuado para infraestructuras públicas, lo que trajo carencias de equipamientos posteriormente.

El 1 de enero de 1971, Vicálvaro fue incluido dentro del nuevo distrito de Moratalaz. El antiguo suburbio se convertía ahora en el espacio protagonista de la zona. El 29 de noviembre de 1972, Franco inauguró la estación de clasificación de mercancías Vicálvaro-Coslada. Un año más tarde, la iglesia de Santa María La Antigua hizo una reforma integral y vendió el retablo. En la calle Lago Leman, 4, se constituyó un club juvenil que sería el germen de la asociación de vecinos.

El alcalde de Madrid y poco después presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, ordenó el derribo del antiguo ayuntamiento de Vicálvaro. Su sucesor en el sillón municipal, Miguel Ángel García Lomas, fue el artífice de esta intervención, que se llevó a cabo el 24 de septiembre de 1974. "Salía más barato rehabilitarlo que demolerlo pero no se respetó porque lo que no fuese la ciudad parecía no importar. El reloj del edificio se vendió al chatarrero y los vecinos salvamos la balconada de ese mismo destino", asegura González. Torralba contrapunta que "aunque fue una pena su derribo, tampoco era un edificio de mucho valor arquitectónico o histórico. Era el típico ayuntamiento de pueblo. No servía para ejercer las funciones de Junta de distrito. Por eso se tiró". En su lugar se construyó la nueva Junta, que antes acogió el centro de salud y la casa de socorro.

Payos y gitanos
En 1975 murió el doctor Antonio de Andrés, toda una institución para los vicalvareños. "Te veía por la calle con mala cara y te metía en un portal a ver si estabas enferma. Era de esos médicos que no les importaba pasar toda la noche junto a tu cama para cerciorarse de que te curabas", asegura Torralba. En marzo de 1979 fue trasladada al cuartel la imagen de Santa Bárbara del grupo de artillería de Ifni (localidad del Marruecos español, actual Sidi Ifni). Durante las fiestas de esta santa, en diciembre, el cuartel disparaba cañonazos al ritmo del himno de artilleros. En los 70, Vicálvaro fue uno de los espacios de Madrid con más salas de fiesta. Su fama era tal que Los Chichos llegaron a tocar dos veces en el barrio.

Las primeras elecciones democráticas trajeron una victoria aplastante del PSOE. El casco antiguo de Vicálvaro presentaba un importante abandono. El Consistorio tuvo que efectuar una fuerte inversión para dotar de equipamientos la zona.El presupuesto municipal de 1982 consignó dinero para pavimentar algunas calles y para alumbrar el barrio de San Juan. Entre 1984 y 1986 se creó el parque de la Vicalvarada, el polideportivo y el centro cívico integrado. También se invirtió en la urbanización de los barrios Norte, de las Cruces, el Anillo Verde y las Mil Viviendas. El 8 de enero de 1985, en el colegio Doctor Severo Ochoa se juntaron en unas aulas por primera vez en España a payos y gitanos. La droga golpeó de forma contundente al barrio. "Llegó a venderse en la calle Real", asegura Torralba.

Los vecinos trataron de resucitar la casi extinta fiesta de Santa María la Antigua del mes de agosto. González explica cómo Rodríguez Sahagún les dio de su propio dinero 30.000 pesetas para comprar cohetes. Esa fue la única aportación municipal durante varios años. El PP recuperó la fiesta, al igual que la de El Carmen, que se celebraba en septiembre. A finales de junio de 1989, Vicálvaro se convirtió en distrito independiente. Los vecinos lo celebraron impulsando la fiesta de San Juan, para reivindicar su personalidad propia dentro de Madrid.

Y no solo se convertía en distrito, sino en espacio universitario. Los ministerios de Defensa y Cultura acordaron el usufructo del edificio. El Ejecutivo dirigido por Javier Solana realizó una enorme remodelación. Solo un año después, el inmueble se convertía en el Centro de Estudios Sociales y Jurídicos Ramón Carande, adscrito a la Universidad Complutense. Este centro fue absorbido en 1996 por la nueva Universidad Rey Juan Carlos. La Universidad desarrolló en los solares anexos al antiguo cuartel nuevas dependencias como el Aulario, la Biblioteca y el Edificio Departamental. El 20 de abril de 2009, el Ministerio de Defensa cedió definitivamente el complejo a la universidad.

Los 90 fueron un momento de expansión urbanística en Vicálvaro. Se construyó Valdebernardo al oeste del casco histórico. El 5 de noviembre de 1999 se tiraba la fábrica de cementos, que se trasladó a Morata de Tajuña por la modificación de las ordenanzas municipales de medio ambiente. Su derribo dio paso al nuevo barrio de Valderrivas. "Podría haberse dejado la torre de la fábrica como hito arquitectónico e histórico, pero se tiró para hacer una calle", recuerda González.

Una necrópolis visigoda
Torralba presume del enorme cambio que ha experimentado el distrito en los últimos 15 años. Actualmente, Vicálvaro cuenta con cinco escuelas infantiles, tres colegios nuevos, un instituto (creado en 1985), dos piscinas cubiertas, un centro cultural, una biblioteca, una escuela de música y un centro social polivalente. También se han creado el parque de la Cuña Verde y el de Valdebernardo. En 1998 llegó el Metro a la localidad, aprovechando la antigua línea del tren de Arganda. El 10 de julio de 2001 se construyó Faunia. En 2011, una investigación arqueológica halló una necrópolis visigoda en un valle del distrito.

En los próximos años, casi todo el futuro de Madrid pasará por Vicálvaro. Varios de los desarrollos urbanísticos futuros más importantes (El Cañaveral, Los Cerros, Los Ahijones y Los Berrocales) se realizarán en esta zona, que alberga la mayor reserva de terreno de la capital. Miles de personas han resultado afectadas por una serie de estafas en cooperativas radicadas en estos nuevos ámbitos.

González estima que Vicálvaro ha sido víctima de su anexión a Madrid. "Coslada es un municipio vecino a Vicálvaro que, con sus problemas, ha crecido como ha querido y tiene una importante población. Si nosotros hubiésemos mantenido nuestro territorio y crecido como municipio independiente, ahora seríamos una ciudad de 350.000 habitantes. Sin embargo, tenemos 76.000 y no tenemos todos los equipamientos ni la importancia que deberíamos dentro de la capital". Torralba replica que "Vicálvaro ya no es un pueblo aunque lo sigue siendo.Mantiene y ha revitalizado sus fiestas autóctonas. Sus vecinos han luchado por mejorar el lugar y le han dado su personalidad. Las personas mayores siguen defendiendo esa idea de pueblo. El que venga podrá observar que el avance que ha supuesto la integración en la ciudad no le ha quitado su personalidad".

http://www.madridiario.es/2011/Diciembre/distrito/vicalvaro/210782/especial-60-aniversario-anexion-distritos-vicalvaro.html01
---------
Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.