Paseos por mi Madrid del alma

 :: Papelera

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por ines el Sáb Feb 11, 2012 12:17 pm

Muchas gracias Mayrit, tus paseos son muy interesantes e instructivos. Sólo un comentario sobre la estatua de la Equitativa. A pesar de lo que figura en la web del ayuntamiento y en la base de la estatua, parece que el autor de la escultura de la Equitativa podría no ser A. Knipp, sino el artista austríaco Viktor Teilgen (1844-1896):

"unas cosas se han averiguado, pero otras no. Un ejemplo de errores e imprecisiones está, por ejemplo, en el grupo escultórico La Protección de la Infancia; también denominado La Caridad se compadece de los pobres, emblema de la antigua aseguradora neoyorquina, The Equitable, que hasta 1920 estuvo expuesto en el chaflán del Palacio de La Equitativa, entre las calles Alcalá y Sevilla, cuyo escultor sorprendentemente sigue considerándose A. Knipp, personaje que no figura en ninguna parte. La escultura en cuestión es obra del vienés Viktor Tilgner; la de Madrid es una réplica, exactamente igual a las que se exhiben en Viena y en un jardín de una universidad de Melbourne, Australia."
http://madridafondo.blogspot.com/2011/12/metropolis-edificio-de-la-confusion.html

Melbourne University 2011 Equitable Life 1890s
http://www.flickr.com/photos/7849945@N02/6111632122/

Por aventurar una hipótesis A. Knipp ¿no será A. Krupp?

Saludos

ines

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 04/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 11, 2012 1:07 pm

¡Huys, qué intersante, Inés! muchas gracias por la información y los enlaces. Me los quedo.

No tenía ni idea, la verdad es que siempre se ha dicho lo de A. Knipp. Y como bien dices, en la web de Monumentamadrid así figura.

Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Lun Feb 13, 2012 2:37 am

Muchas tiendas de Madrid utilizan reclamos muy originales, los cuales, en algunos casos, les identifican. Cuenta Ramón Gómez de la Serna en su Historia de la Puerta del Sol que el primer anuncio-reclamo publicitario estuvo en la Puerta del Sol junto al Café Levante, al principio de la calle de Alcalá, en su lado izquierdo. Era un canario flauta artificial que estaba puesto en el escaparate de un dentista y cantaba estupendamente atrayendo al público que pasaba por allí. Era el año de 1873. Desde entonces ha llovido mucho.

Ya comenté en su día que la tienda de tejidos Gastón y Daniela tenía en origen una casita colocada encima de la puerta principal.


Era tan bonita que cada dos por tres la robaban. Como la calle de Velázquez era mi ruta de regreso a casa, unas veces la veía y otras no y entonces ya sabía que se la habían llevado. Al final, los dueños de la tienda, que estaba y está esquina a la calle de Hermosilla, dejaron de reponerla y, tras varios años, estrenaron nuevo símbolo que identifica a esta tienda de tejidos: un papagayo pintado en el escaparate


La crisis, lamentablemente, se está llevando por delante a muchos comercios, antiguos o nuevos, es una pena. Los carteles de liquidación por cierre son cada vez más numerosos. Madrid se ha convertido en una liquidación por cierre permanente. En la calle de Alberto Aguilera, esquina a Galileo estaba, hasta hace poco, una tienda de diseño de cocinas llamada Davantti. En el escaparate había dos trabajadores a la vista, uno en su mesa de diseño y otro en el banco de trabajo de carpintería. Pero no eran personas, eran dos muñecos a escala muy logrados








Cuando hice las fotos estaban ya vaciando la tienda y tan solo quedaban estos dos trabajadores a escala.

En la calle de Alcalá, en uno de los locales del Edificio Metrópolis está Nice cream & coffee que, como bien indica su nombre sus especialidades son el helado y el café. Un cucurucho gigante y una gran taza humeante reciben a los clientes que, según sus gusto, pedirán una cosa o la otra o quizá, las dos tomando primero el postre helado y a continuación, un café




Esta foto la saqué directamente desde la ventana del coche, en un semáforo, cachissss por un pelín no por eso no pude ponerme en el buen ángulo para que pareciera que la chica estaba sobre la moto. No es un reclamo de la tienda Piaggio, pero casi podría haberlo sido ¿no?


Aquí tenemos a un mayordomo a la entrada de una joyería situada en la calle de Ayala. Sonriente nos ofrece que cojamos una tarjeta y, si tenemos oro que vender, aquí lo compran


En el paseo del Prado, frente al Museo del Prado, está la tienda llamada Arte toledano que, además de las reproducciones de espadas y armas, vende recuerdos de Madrid. Su reclamo son las propias Meninas de Velázquez. A la izquierda, la infanta María Teresa, hija de Felipe IV y Mariana de Austria y a su derecha, Isabel de Velasco, una de las “meninas” dama de honor de la infanta...


... la reina Mariana de Austria...


... acompañadas del propio pintor que en vez de estar pintando el cuadro está mirando a los transeúntes...


... así como una pareja de majos...


... y de los reyes Carlos III, el mejor alcalde de Madrid, y de Carlos IV a quien vemos aquí saludando sonriente a los viandantes




A la vuelta de la esquina, en la plaza de Neptuno, hay otra tienda de souvenirs. A la puerta un toro enseñando los dientes recibe a los turistas alojados en el cercano Palace Hotel con una sonrisa muy forzada


Obsérvese que para mantener el equilibrio en el escalón, las pezuñas reposan sobre una caja de cervezas Mahou


Sobrinos de Botín, el restaurante más antiguo del mundo según el Guiness, nos muestra a través del escaparate su cocina a escala, una maqueta que reproduce fielmente el lugar donde los cocineros se afanan en preparar la comida que los comensales solicitan


En la calle de Juan Bravo esquina a Claudio Coello estaba un bar llamado La Casita, así, sin más, y ocupaba una casita de planta baja que, aunque sigue en pie, el bar cerró. Una lástima


Un reclamo clásico es el gordo de La Camerana, en la calle de Postas. ¿Quién no lo ha visto alguna vez? Todos los niños nos quedábamos mirando al gordo por sus enorme dimensiones. Al maniquí le cambian la ropa periódicamente, una veces aparece en pijama, otras en ropa interior... y siempre acompañado de su fiel loro en la mano izquierda. Esta popular tienda de ropa interior se inauguró en 1854 ¡158 años abrigando a madrileños y foráneos venidos desde todos los puntos de España!


Otro clásico es la mujer pastelera, con mandil y bandeja en la mano incluidos. Está en la fachada de La Mallorquina, en la Puerta del Sol. La pastelería abrió sus puertas en 1894 y, desde 1919 en que se inauguró el Metropolitano de Madrid, su aroma a bollos recién horneados recibe a los madrileños que salen de la boca del metro situada enfrente


Sin duda alguna, el reclamo publicitario más llamativo de todo Madrid es el que luce el escaparate de la Corstería La Latina, en la calle de Toledo: un sujetador talla XXXXLLLL... de dos metros de circunferencia. Compárese con el que lleva el maniquí de tamaño natural


La tienda abrió en 1925 y ha proporcionado ropa interior de tallas extra grandes a las madrileñas y foráneas “rellenitas” que aquí, han encontrado un amplio surtido a su gusto y “medidas”. Es una pena que la tienda vaya a echar el cierre, la crisis ha hecho desaparecer a sus proveedores. Las guía turísticas de Japón la incluyen como tienda curiosa que no deben dejar de ver.

Hasta el mismísimo Cervantes sirve de reclamo publicitario en zapatería, la llamada El pie de oro, situada en la calle de León esquina a Cervantes. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, en este caso aprovechando que se halla en los bajos de la casa donde vivió Cervantes, se han aprovechado del genial escritor del Siglo de Oro


Bueno, en realidad no es la casa propiamente de Cervantes ya que ésta fue derribada en el siglo XIX, la actual tiene una lápida que recuerda que allí vivió.

A la salida de Madrid por la A-1, pasada la iglesia de los Dominicos, está Viveros Pradillo, de vez en cuando vamos por ahí a proveernos de plantas y de tierra. A la entrada había dos arbustos recortados al estilo Eduardo Manostijeras, preciosos. Ya no están, los debieron de vender




Por cierto, en San Martín de la Vega hay un parque temático de arbustos hechos como en la película citada, su encargado lleva años modelando arbustos con todo tipo de formas. Lo leí no hace mucho en Madridiario.

Y unos kilómetros más adelante, en una de las zonas comerciales de Alcobendas, en la misma A-1, se alza la mismísima Estatua de la Libertad, a escala. Era el reclamo de Menaje del Hogar que cerró sus puertas hará como un año o así, pero la escultura ahí sigue, con la antorcha llameante en su brazo derecho, a imitación de su hermana clónica mayor. A saber qué harán los próximos “emprendedores” que monten allí su negocio.


Volviendo a Madrid, en la Fundación Jiménez Díaz Clínica de la Concepción, más conocida por “la Concha”, cierto día de otoño de 2007, lucía en el radiador de su escaparate un original “paciente”: un saltamontes al calorcito de la calefacción y del sol, tan ricamente y ajeno a los que entraban y salían del hospital. Junt a él, en la parte inferior de la foto, uno más pequeñito hacía lo propio. No es un reclamo publicitario propiamente dicho pero me hizo gracia y por eso le hice una foto, que para algo llevo siempre la cámara en el bolso


Al comienzo de la calle del Príncipe hay una cafetería restaurante con un nombre curioso: El Barógrafo. Se halla colocado en la parte superior de la fachada en cuyo local estuvo primeramente la Óptica Villasante, fundada en 1849

La óptica cerró sus puertas en 1991 y quedó como recuerdo el barómetro por lo que el restaurante que la sustituyó lo mantuvo


El barógrafo es el aparato que se conecta al barómetro y dibuja los gráficos para medir el tiempo. Mediante el barómetro podemos saber qué tiempo hará. Éste funciona perfectamente a pesar de sus muchos años.


Muy cerquita, en la calle de Huertas, uno de los muchos pubs se llama La Colonial, nombre que me encanta. Y como reclamo, una simpática negrita rubia y lazo rojo nos muestra la lista de precios


Y ya que vamos de pubs, en Manuela Malasaña hay una taberna irlandesa llamada Molly Malone en referencia al himno dublinés cuya letra cuenta la leyenda de la tendera que, en el siglo XVII, murió de fiebre en la calle. Dice la “Wiki” que no hay constancia de que la tal Molly viviera realmente.

Un precioso tucán hace equilibrios en su pico con un vaso de cerveza negra. Debajo, un reloj analógico –de los que a mí me gustan y tengo una buena colección de fotos- es el reclamo de esta taberna. El toque castizo lo da la farola que hay junto a ambos


Durante unos días, en la plaza de la Cebada esquina a la Cava Alta pudimos contemplar una taza gigante (casi tan alta como yo), anunciaba que en el café de enfrente había wifi. El café en cuestión es El viajero, situado en una casa de una planta con terraza en la azotea, sitio ideal para tomar el fresco en las calurosas noches madrileñas


Un auténtico minero con la cara tiznada de carbónnos recibe con la lista de precios a la entrada del Mesón Sidrería Restaurante Diego, situado en el número 6 de la calle de Hartzenbusch, muy cerquita de la glorieta de Bilbao. Cuando me topé con él, me llevé un buen susto, no me había fijado y pensé que era una persona realmente pues el muñeco es de tamaño natural


Y ya que estamos con muñecos a tamaño real ¿quién no se ha topado alguna vez con el gordito heladero de Helados Palazzo ofreciéndonos un cucurucho de tres bolas de fresa y guinda incluida? Hay varias sucursales, una de ellas en la Puerta del Sol, junto a la librería de El Corte Inglés. Palazzo lleva más de 35 años fabricando helados que, en la actualidad, cuenta con veintiséis sabores diferentes


¿Y qué me decís de esta linda y cadavérica dama? Está en la calle de las Fuentes 3 y es el reclamo del restaurante mexicano La Mordida.


Cerca de dicha calle, en la de la Escalinata, en el número 17 está Arreglo Express Ópera, una simple bicicleta sirve de reclamo e información: “Servicio express de arreglos y transformaciones en prendas de vestir de señora, caballero, niño y ropa de hogar”. La dama cadavérica de antes está claro que no necesita arreglarse la ropa, está guapa como la vemos.

En estos tiempos de crisis, las tiendas de arreglos de ropa hacen su agosto, lo sé por la que hay muy cerca de mi casa, en el Pasillo Verde. Cristina, que así se llama la que me hace los arreglos, lleva tres años que no da abasto, siempre me dice lo mismo, jamás había tenido tanto trabajo. Unos pocos se benefician de la crisis y una gran mayoría se ve afectada.


Una simple mano sirve de reclamo en el Restaurante Bodega Dominio de Antagü (si, con diéresis en la u), en el número 16 de la ronda de Atocha, un local enorme de más de 200 metros cuadrados destinados a una gran vinoteca para los amantes del vino: más de 500 vinos en su bodega de dos pisos. Aparte cuenta también con cavas, champagnes franceses y licores variados. Una gran mano en el escaparate es su enseña


Y otra más pequeña y dorada en una de las puertas de acceso


Un reclamo clásico en Madrid, más que reclamo, anuncio es el Tío Pepe de la Puerta del Sol del que hay poco que decir. Es el más famoso de la villa y corte. Lo desmontaron en abril del año pasado con la excusa de las obras de rehabilitación del antiguo Hotel París. ¿Volverá a lo alto de la azotea en el kilómetro 0? El tiempo dirá.


Y para terminar este largo paseo por numerosos reclamos publicitarios me despido con mi favorito y que ya no existe. Se trata de un neón que representaba una oronda mujer con mandil y corpiño y que por encima del cual asomaban tres grandes pechos


Yo la llamaba cariñosamente “la tritetas”. Estaba en la esquina de la calle López de Hoyos con la glorieta de igual nombre, en el desaparecido restaurante Frascatti que dejó paso a La vaca argentina. Qué pena me dio cuando vi que ya no colgaba la dama de los tres pechos que por las noches estaba iluminada por dentro y, además de ser un reclamo, era un encanto.

Y esto es todo. Mañana más y mejor.

Saludos,
Mayrit




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Miér Feb 29, 2012 10:09 pm

Vamos con más paseos Smile

Nada como la energía solar para secarse el pelo, como esta chica del último piso de una casa situada en la calle de Galileo. Jesús y yo íbamos a ver la exposición de Paula Varona y mientras él sacaba el correspondiente tique de aparcamiento le hice la foto. Primero se estuvo cepillando el pelo y, una vez desenredado, se apoyó en la barandilla con el pelo colgando a esperar que se le secara


En la exposición de Paula Varona, es una pena porque no se podía hacer fotos, aunque robé una sin que me vieran. Se trata de dos cuadros que reflejan el paseo de la Castellana en invierno y en verano


El cuadro que más me gustó fue el que se escogió para le díptico, la calle Sevilla de noche


No son muchos los cuadros expuestos pero merece la pena verla.

En la calle de Fernando el Católico 31 está, desde 1935, Casa Ricardo, una casa de comidas que fue fundada por la familia Recuero en dicho año. Su especialidades son los callos, los riñones al jerez, gallina en pepitoria y por supuesto, el rabo de toro que no puede faltar en esta taberna taurina decorada con azulejos y fotos del mundo del toreo


¿Qué os parece si quedamos a tomar unas cervezas? De acuerdo quedamos en la calle del Acuerdo esquina a Alberto Aguilera

Precioso anuncio-graffiti de la cervecería-burguer Francy’s Food.

En la calle del Conde Duque semiesquina a Alberto Aguilera hay un taller de costura donde se hacen arreglos de ropa que, en estos tiempos de crisis, no dan abasto


El reclamo en su escaparate son dos maniquíes de costura con dos vestidos confeccionados con retales de papel. En este caso, un vestido de cóctel con volantes


Y este otro escotado, corto y ceñido


Junto al taller, otro de reparación o servicio técnico con unos graffitis alusivos muy logrados en los cierres de las puertas






Y el de la entrada al garaje


Enfrente hay una peluquería cerrada, la crisis se la debe haber llevado por delante. En la parte superior de su fachada una rubia xclamando “¡oh!” Y con esa cara se quedó cuando se enteró del cierre el negocio


El edificio del ICAI (Instituto Católico de Artes e Industrias) – ICADE (Instituto Católico de Administración y Dirección de Empresas) se construyó en el antiguo paseo de Areneros, hoy Alberto Aguilera entre 1903 y 1914 promovido por la Compañía de Jesús para la formación de peritos e ingenieros. El fin era paliar la deficiente educación industrial que había en España a finales del siglo XIX. Fue construido por el arquitecto Enrique Fort en estilo neomudéjar. En la fachada trasera, calle de Santa Cruz de Marcenado, levantó la capilla en estilo neogótico. El 31 de mayo de 1931 fue incendiado el edificio al tiempo que varios conventos de Madrid


Y como no podía ser de otra manera, saqué fotos del reloj que corona la torre de la iglesia, para mi colección de relojes analógicos madrileños. No me gustan los relojes digitales, los analógicos me vuelven loca, y si son de cuerda, mejor que mejor, ya sean relojes de edificios como de casa o de pulsera


Como no se veía muy bien la esfera hice otra foto que, gracias a que las ramas no tienen hojas, la he podido hacer


En la esquina de las calles del Conde Duque y Santa Cruz de Marcenado, se colocaron en 2001 a modo de adorno mobiliario y entre dos bancos, dos columnas procedentes del almacén de la Villa. A saber de dónde se quitarían para arrinconarlos en un almacén. El de la izquierda, estriado, está realizado en piedra caliza y el de la derecha, en hormigón


Junto al Cuartel del Conde Duque hay un edificio de similares características utilizado como cantón de limpieza del Ayuntamiento. Lamentablemente está lleno de graffitis que lo desvirtúan


Y aquí, un coleóptero despistadoe y mimetizado con la acera de Santa Cruz de marcenado y que se fue directo a una grieta a esconderse y salvar así su vida de un pisotón ajeno a que el minúsculo insecto pasaba por ahí


Aquí solo se ven las patas porque ya tenía casi todo el cuerpo escondido


En la calle de Alburquerque hay un edificio muy bien restaurado y ocupado por La Tahona de Alburquerque


El nombre engaña y bien podría pensarse que se trta de una panadería o de una boutique del pan, como se les llama ahora. Sin embargo, el rótulo no deja lugar a dudas: se trata de un restaurante asador que abrió sus puertas en 1987 en esta calle esquina a Garcilaso de la mano de la familia Pérez Marino


Esta foto bien podría titularse “la sombra del sueño”, es una de las dos esculturas que Antonio López dedicó a su nieta de pocos meses. El pintor y escultor las denominó “Día y noche” y así, una tiene los ojos cerrados y la otra, abiertos. Miden tres metros de altura (una de ellas en realidad mide 3,20 pero no sabría decir cuál) y están realizadas en bronce. En 2008 se colocaron en el interior de la Estación Puerta de Atocha, en la zona de llegadas, pero con la ampliación de la estación, las sacaron a la calle en diciembre de 2010 y desde entonces las podemos contemplar frente a la fachada principal


Vista por la otra cara



Aquí la versión despierta


Y las dos, una en cada extremo


La cúpula del vestíbulo de la Estación de Atocha luce así, obra de Rafael Moneo realizada en 1992


Enfrente de la estación se alza el imponente edificio del Ministerio de Agricultura, construido en 1897 por Ricardo Velázquez, para ello se segregó parte del Jardín Botánico y se creó la calle de Claudio Moyano, más conocida como la “cuesta” de Moyano por su casetas de libros de segunda mano El arquitecto cubrió los dos patios con una estructura de cristal y hierro, de ahí que el edificio sea considerado una joya de la arquitectura del cristal y hierro


Y se coronó con tres esculturas: una victoria alada que representa La Gloria junto a las alegorías del Arte y de la Ciencia y ambos lados, dos Pegasos cabalgados por dos figuras que simbolizan la Agricultura y la Industra (izquierda) y la Filosofía y Letras (derecha)


Las figuras originales fueron realizadas en mármol de Carrara por el escultor Agustín Querol en 1905. El tiempo las fueron deteriorando con el paso de los años corriendo peligro de desprendimientos por lo que fueron sustituidas en 1976 por unas copias realizadas en bronce por Juan de Ávalos. En 1997 los Pegasos se instalaron en la remodelada plaza de Legazpi y al año siguiente, La Gloria se colocó en la glorieta de Cádiz.

Durante las obras de soterramiento de la M-30, túnel que pasa por debajo de la plaza de Legazpi, los Pegasos fueron retirados para que no se resintieran por las vibraciones. Cuando finalizó la construcción de los túneles, se volvió a reponer uno de los caballos alados, pero el otro, dado su deterioro, está exiliado en un almacén de la calle Áncora donde permanece, sin uno de sus brazos, rodeado de un andamio de hierro que lo mantiene protegido


Detalle del escudo real que preside el frontón del ministerio flanqueado por dos leones


Desde la calle del Doctor Drumen podemos contemplar la remozada fachada trasera del Hotel Mediodía, edificio construido en 1915 para dar alojamiento a los viajeros llegados a la Estación de Atocha. Las habitaciones de este lado, con vistas al Museo Reina Sofía y sus modernos ascensores, son más tranquilas y silenciosas que las que dan a la bulliciosa glorieta de Carlos V


¡Qué balcones más bonitos!


Y ya para terminar, una imagen más bucólica, falta poco para que llegue la primavera y al igual que el año pasado, ya ha llegado la pareja de patos que vive durante el día en el estanque de la Agencia de Empleo, antiguo Asilo de Lavanderas. Yo los veo desde mi ventana. La pata es la de la izquierda. Recuerdo un poema que escribió un Sargento 1º compañero de trabajo allá por el año 1982 que empezaba "érase un pato que metió la pata con una pata..." y es que un día nacieron unos cuantos patitos de la pareja de patos que había en el jardín situado enfrente del pabellón donde yo trabajaba


Nadie que no entre en el jardín del antiguo asilo sabe que hay un tranquilo estanque con tres claraboyas cuadras el cual se ve muy bien desde el Google Earth


La Agencia de Empleo ocupa el edificio que se construyó en 1946 para Asilo de lavanderas en sustitución del antiguo que estuvo en la glorieta de San Vicente. El asilo fue fundado en 1871 por la reina María Victoria, esposa de Amado I de Saboya como guardería para las lavanderas. Además, contaba con seis camas para aquellas que sufrieran algún accidente mientras ejercían su trabajo.

El edificio fue ocupado posteriormente por un colegio y, después de permanecer muchos abandonado fue rehabilitado y se destinó al Instituto Municipal para el Empleo y la Formación Empresarial (IMEFE), dependiente del Ayuntamiento, hoy denominado Agencia de Empleo.


Saludos,
Mayrit


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Julio el Jue Mar 01, 2012 10:17 pm

Muchísimas gracias por este nuevo fantástico reportaje, Mayrit.

Nos descubres facetas de la ciudad que muchas veces nos pasan desapercibidas.

Enhorabuena por tu dedicación Very Happy

¡Qué estupendos libros ilustrados se podrian entresacar!

Julio

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 52

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Jue Mar 01, 2012 10:30 pm

Gracias, Julio Smile

La verdad es que ahora me fijo en todo cuando salgo de paseo. Hay muchísimas cosas para ver en Madrid, no solo los edificios religiosos o civiles con larga historia y antigüedad, y solo hace falta un poquito de atención para descubrirlas.

Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Lun Mar 19, 2012 3:46 pm

El martes pasado quedamos José Ignacio y yo para ir a visitar “el Corralón”, en la calle Carlos Arniches. Habíamos quedado frente al teatro de La Latina. Como yo llegué un poco antes aproveché a pasarme por Caramelos Paco para comprar y de paso, me acerqué a la Corsetería de la Latina porque varias veces que he pasado por la puerta había observado que ya no tenía el cartel de “Se vende”. Así que entré y le pregunté a la dueña si ya no se vendía y me explicó que sí, que el local se sigue vendiendo pero que el problema que tiene es que el comprador tienen que mantener el mostrador de madera, que no se puede quitar porque está protegido. Pregunté si podía hacer fotos y me dijo que por supuesto y como había gente en aun lado hice las fotos al otro lado


Un mostrador precioso y labrado que, afortunadamente, se tiene que conservar


De camino al Corralón aproveché a hacerle una foto a una de las pocas cererías que subsisten en Madrid, está en el número 43 de la calle de Toledo, la Cerería Ortega que abrió sus puertas en 1893 y cuyo dueño es ya la tercera generación al frente del negocio. Las velas -que se siguen fabricando de modo artesanal- las hay de todo tipo, perfumadas rizadas, grandes, medianas, pequeñas, flotantes, y las que llevan los cofrades en las procesiones de Semana Santa...


El Corralón es una enorme casona de madera formada por dos corralas antiguas situadas en los números 3 y 5 de la citada calle con un gran portalón de madera que se ha conservado y que se ve en esta foto perfectamente aunque nosotros entramos por la puerta pequeña que hay a la izquierda y llamando al portero automático


El Corralón era un gran patio con varios locales comerciales de muebles y cacharrería de todo tipo y de poco valor, y en los pisos superiores viviendas, incluidas 18 buhardillas. El suelo está cubierto por cientos de centenarios guijarros que se han conservado


La persona que nos abrió la puerta y nos atendió nos dijo que aún no sabían cuándo se abriría el Museo del Traje y de Artes Populares porque aún faltaban por terminar unas obras. Pudimos ver cómo los pilares interiores son de madera apoyados sobre una gran base de granito, todo bien restaurado. Solo pudimos hacer fotos del patio y deprisa y corriendo porque la buena mujer nos insistió en que por favor no sacáramos fotos, así que guardamos las cámaras pero habiendo hecho unas pocas casi furtivamente.

Ya puse en otro hilo la foto el mal estado del Corralón en 1995


Y aquí tal como ha quedado en la actualidad tras su restauración. Es propiedad del Ayuntamiento


De ahí nos dirigimos a la Cava Baja, y no me pude resistir hacerle una foto a un graffiti bonito de la Taberna Galiana


Y de paso a unas cerámicas preciosas de otra taberna llamada Tara y que está semiesquina a Puerta Cerrada




Se está rescatando la cerámica para las fachadas otra vez, algo que era típico de Madrid a finales del siglo XIX y principios del XX.

Le dije a José Ignacio que yo quería entregar unas fotos al dueño de una espartería en las que sale su abuelo en la antigua espartería que tenían en origen en la calle de Cuchilleros, muy cerca de Botín. Mi amiga Amalia hizo las fotos y en una de ellas, quiso posar una argentina que estaba de paso por Madrid y le dio a Amalia su dirección en Argentina para que le mandara la foto en cuestión


Tengo que preguntarle al dueño actual, el nieto, de la espartería en que año se hicieron las fotos porque la referencia es que fue pocos días antes de trasladarse espartería se iba a trasladar de la calle Cuchilleros a la Cava Baja, donde hoy permanece. Por cierto, esta espartería tiene un precioso rótulo de cerámica


El nieto al darle yo las fotos me dijo «esto se merece dos besos» y me los plantó, José Ignacio es testigo Smile

A continuación fuimos a la Posada del Dragón que, al igual que su vecina Posada del León de Oro, se ha transformado en un hotel. Su interior, una corrala


ha sido rehabilitada y, alrededor del patio, se hallan las habitaciones a las que se acceden a través de los antiguos corredores




La estrechez del patio impide poner hacer bien las fotos, salvo en caso de subir a alguno de los pisos. La escalera de la antigua corrala-posada luce así de bonita ahora


Y, afortunadamente, también se han conservado los restos de la muralla cristiana, y es otro punto más donde se puede contemplar, en este caso, bajo la cristalera que hace de suelo para el restaurante. Da un poco de miedo caminar sobre el cristal, es como caminar en el aire








Las fotos hay que hacerlas sin flash para evitar que se refleje en el cristal, pero las luces del restaurante, también se reflejan, así que hay que buscar el ángulo para que no salgan.

El hotel La Posada del Dragón ocupa la vieja corrala y el edificio contiguo de la izquierda. La antigua tienda Jabones La Antoñita –fachada y rótulo que han conservado- es ahora la entrada a la cafetería del hotel


Y esto es todo, otro día más y mejor
Saludos,
Mayrit


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por José Ignacio el Lun Mar 19, 2012 5:46 pm

Bonitas todas las fotos que hiciste. Sobre todo las de los restos de la muralla, en la Posada del Dragón, que a mi, con el flash, me resultaron peores.
Saludos

José Ignacio

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 01/08/2010
Edad : 81
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Lun Mar 19, 2012 6:16 pm

Pues si las quieres, me las pides, y te paso las originales, sin la firma que estorba Smile

Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por mary fely el Mar Mar 20, 2012 2:47 am

¡¡Que paseo tan interesante, y rematado con la corrala y la muralla cristiana!! Gracias por compartirlo, Mayrit y José Ignacio Surprised

mary fely

Mensajes : 972
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Mar Mar 20, 2012 11:56 am

¡De nada, Mary Fely y me alegro mucho de volver a verte por aquí! Smile

Un beso,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Vie Mar 23, 2012 3:22 am

Hoy va de músicos y estatuas vivientes Smile

Los alrededores de la Puerta del Sol se transforman a diario en un auténtico circo con escenas muy curiosas: las estatuas vivientes que proliferan como setas en otoño amén de los grupos de músicos con, o sin cantantes.

El sábado pasado en loa calle Arenal, Jesús y yo nos quedamos embelesados con un grupo de armenios –les pregunté de dónde eran cuando terminaron- que estaban interpretando el Otoño, de Vivaldi. ¡Qué bien tocaban! Luego siguieron con el repertorio típico: el Canon, de Pachelbel, el Adagio, de Albinoni, el Aria, de Bach ... y allí todos los que estábamos, aplaudiendo al finalizar cada pieza.


Pero lo mejor estaba por llegar. Una mujer bastante corpulenta, con los ojos rasgados y una voz preciosa y potente, arrancó las primeras notas del Pannis angelicus (yo conocía una versión de Pavarotti a dúo con Sting) y al poco, uno hombre mayor del público, que llevaba de paseo un perrito, se animó a hacer la segunda voz. Lo que disfruté escuchándoles Smile Qué dueto magistral hicieron y claro, cuando acabaron, llovieron los aplausos y algunas monedas de los que ya se marchaban. Luego ella continuó con Una furtiva lágrima y cuando acabaron, más aplausos y monedas. Mi primer euro fue para ellos

Casi enfrente estaba una “cabra” que decidió trasladarse a la Puerta del Sol porque nadie le hacía caso con este conjunto tocando música clásica y cantando óperas



A esta “cabra” que aplaude ruidosamente con la boca pafa llamar la atención del público, la tengo fichada, siempre está por los alrededores de la Plaza Mayor y de la Puerta del Sol. En Navidades decidió cambiar el vestuario por la túnica dorada actual y adornos en la cabeza y ya no se la quitado. Siempre que le veo ahí tapado pienso en el calor que debe pasar cada verano, ahí encerrado con la manta zamorana (o no). Es ya un asiduo de la zona.

Un mariachi colombiano se sitúa siempre delante de La Mallorquina. Julio me comentó un día que son colombianos, pues se ve que el mariachi mejicano tiene más tirón –para obtener dinero- que las cumbias y los bullerengues


Ser estatua viviente es todo un arte, hay que tener una capacidad de concentración muy buena para mantenerse inmóvil y solo hacer suave movimiento cuando reciben una moneda. Los músculos permanecen tensos durante horas y horas. Cada vez son más sofisticados los disfraces y las poses. La moda ahora son las estatuas que levitan. La primera vez que vi levitar a una estatua viviente fue una chica en la calle Preciados


Cada vez que ella recibía una moneda sacaba un polvillo dorado de un búcaro y lo soplaba al público. Le quedaba precioso el atrezzo Smile

El truco de las estatuas levitante está en la base, que es muy pesada, y el palo. La persona solo tiene un brazo disponible para moverse y repartir polvillo dorado o besos o lo que quiera, por la manga del otro brazo pasa todo el sistema de sujeción sobre la cual se apoya la chica. Me lo contó mi hermano que, precisamente un día, vio cómo un señor la ayudaba a subirse a la tabla para sentarse mediante una escalera. La tabla está sujeta al palo por detrás de la chica y a través del palo, a la base.

Pues como decía, ahora la moda son las estatuas levitantes como este chico de la calle Arenal


O estos de la Puerta del Sol




En la Puerta del Sol hay una lavandera plateada toda ella. ¿Estará homenajeando a aquellas lavanderas que durante siglos trabajaron arrodilladas en las orillas del Manzanares lavando los “paños menores” de la gente pudiente de Madrid?


Ya perdí la cuenta de los euros que había dado a estos nuevos titiriteros y tuve que pedir a Jesús uno más para una ecuatoriana (le pregunté también de dónde era) vestida de coloridas y variadas frutas, con abanico y bandeja de frutas (son de pega ¿eh? No os vayáis a creer que son verdaderas)


Y cuyo rótulo dice “Frutera de los años 50”. Debe ser que como yo era muy pequeña en esa década, por eso no recuerdo a las fruteras vestidas de esta guisa Smile

Hay una estatua de lo más antipática, es uno que se disfraza simulando que no tiene cabeza, tan solo se le ven las gafas flotando, al estilo del hombre invisible de las pelis. Suele estar en la Plaza Mayor. En cuanto ve a alguien que le quiere hacer fotos, agacha la cabeza o la gira. No hay modo de hacerle fotos. Es el más antipático de todos. Y yo, que he intentado hacerle varias fotos sin lograrlo, me he negado siempre a darle una moneda, por antipático.

Pero el sábado pasado le vi en la Puerta del Sol y me escondí detrás de Jesús para hacerle la foto. No está muy bien del todo porque no sale de frente pero sí se le ven las gafas flotando en el aire. (El triángulo gris que hay abajo a la derecha de la foto entera, es el hombro de Jesús)


A los niños les llama mucho la atención no verle la cabeza Smile Lo mismo que el “enanito” que se pone en la calle Arenal y aplaude y chilla con una voz de pito que yo creo que ni los críos son capaces de entenderle pero se ponen junto a él para que sus padres les hagan fotos


Y la Puerta del Sol ya tiene “su” árbol propio, ¡por fin! Todo un hermoso y frondoso árbol con un verdor envidiable y con una auténtica declaración en la que afirma que es “el árbol de la Puerta del Sol” Smile


Había una estatua en la calle Postas que parecía que representaba a Mao Ze Dong y que tampoco dejaba que se le hicieran fotos, pero yo la pillé un día sin que se enterara y resulta que es una mujer. Cuando ve una cámara de fotos levanta el dedo y hace el gesto de no todo el tiempo delante de su cara


Una pareja que se ponía en la calle Preciadosy que solo los vi un par de veces, iban vestidos del siglo XIX. Cada vez que recibían una moneda, se hacían mutuamente una reverencia, y hacían un pase de baile en el que la dama giraba bajo su mano cogida por el caballero para volver de nuevo a su estática postura


Uno que se lo montaba muy bien era el vaquero dormido que se ponía en la calle de Preciados, más cómodo, imposible Smile


Y en la misma calle, un soldado yanki hacía las delicias de los niños con sus variadas poses


Los niños son los que más monedas dan a las estatuas vivientes y a los músicos callejeros, sus padres les dan la moneda correspondiente


Detrás de los músicos, otra estatua viviente. La Puerta del Sol y sus alrededores está llena de estas personas que se buscan la vida como buenamente pueden

En la Puerta del Sol una niña comprueba si la maleta de la estatua también se mueve o no


Cuando le envié a mi hermano la foto de la mujer levitando frente al Corte Inglés de Preciados (la primera que puse más arriba) él me envió una de la misma chica cuando tenía otro disfraz anterior, de sirena


En la plaza de Neptuno, frente al Palace Hotel fotografié este grupo “escultórico” de arcilla que, cuando recibían una moneda, se separaban lentamente para volver a abrazarse de nuevo. Así cambiaban y relajaban los músculos


También en la plaza de Neptuno le hice la foto ¡al propio dios de los Mares!, como no podía ser de otra manera, en su propia plaza Smile me lo encontré de frente y le pregunté su podía fotografiarle y me dijo que sí. Siempre pregunto antes por si acaso, salvo que haya más gente haciendo fotos


En la calle de la Sal, un Charly Chaplin Charlot, muy triste y aburrido, le pregunté si le podía hacer una foto y después de hacérsela le pregunté si era español y me contestó que sí y que apenas sacaba nada, en ese momento estaba descansando


Este barrendero se solía poner en la calle Preciados. ¡Es idéntico a la verdadera estatua situada en la plaza de Jacinto Benavente! ¿Será que durante unos días se escapó de la citada plaza y se fue a Preciado? me pregunté Smile


Y por último, "el guardián” como se autodenominaba esta estatua mitad marciano, mitad demonio alado que estaba en la Puerta del Sol


La idea de hacerles fotos a las estatuas vivientes me vino cuando leí una entrevista que le hicieron a Norman Santana, el actor argentino que se situaba siempre en la calle Preciados, junto a la Fnac, y era conocido como “el hombre del viento” porque siempre posaba como un ejecutivo con el pelo, la corbata, la gabardina, los pantalones y el paraguas abierto echados hacia atrás por la fuerza del viento huracanado, quien contaba que había tenido varias lesiones musculares por la postura forzada durante horas y días. Le vi muchas veces pero en aquella época no tenía cámara digital, por lo que no pude fotografiarle, así que he tenido que “robar” dos fotos de Internet para que podáis verle


Y por esta noche termino ya, mañana más y mejor Wink

Saludos,
Mayrit
[quote]

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Lun Mar 26, 2012 1:20 am

El día que estuve charlando con Esther Andréu sobre las excavaciones de la plaza de la Armería, cuando nos despedimos a las 2 de la tarde, di un paseo por los alrededores del Senado. En una de las fachadas del convento de la Encarnación se conserva aún un antiguo cartel que no por muy visto y conocido, deja de sorprenderme siempre: “Se prohibe (sic) hacer aguas bajo multa correspondiente” ¡Cómo me gusta este cartel!


A la vuelta de la esquina otros dos carteles también muy antiguos y que no están muy derechos que digamos, quien puso uno o el otro, está claro que no llevaba una regla para que quedara recto


Con el fin de recaudar impuestos, en 1749 se llevó a cabo la llamada Visita General consistente en contabilizar el número de manzanas y casas que había en Madrid, resultando 557 y 7.049, respectivamente. La manzana 434 comprendía únicamente el convento de la Encarnación.

En la plaza de la Marina Española está el Senado y, en la otra acera, bajando hacia Bailén, hay un par de establecimientos relacionados entre sí: Gondiaz y La mi venta. En 1962 abrió sus puertas el Mesón Restaurante La mi venta de la mano del zamorano Ángel González. Su especialidad era y es el jamón ibérico de bellota cortado en lonchas -pionero en Madrid en servirlo de esta mañana- así como la cocina castellana. En la actualidad está regentado pos su hijos



Como en el expositor de la carta de platos vi una foto de una cueva-comedor entré en el restaurante y, mientras miraba con hambre una paella recién hecha en su paellera que estaba en la barra, pegunté al camarero si podía hacerle fotos –a la cueva, no a la paella- y me contestó que sí. Me sorprendió que me contestara afirmativamente y que ni siquiera me preguntara para qué quería hacerlas.

La cueva subterránea es muy pequeñita, tan solo caben cuatro mesas, no da para más, pero es lo mejor de la taberna, y la usan como comedor privado para grupos pequeños. Es una pequeña bóveda de ladrillo visto muy bien cuidada


Treinta años más tarde, la familia González abrió Gondiaz junto a La mi venta dedicada a la comercialización y distribución de jamones y embutidos ibéricos de bellota. Además, imparten cursos de formación de Cortador de Jamón porque cortar lonchas finísimas tiene su arte, no es tan fácil como se puede pensar


En el verano de 1991, en las obras de ampliación del edificio del Senado, apareció un muro de unos tres metros de longitud que están a la vista en la calle de Bailén. No quedó claro si pertenecían a la cerca del Arrabal o a la de Felipe II. Teniendo en cuenta que estos restos se hallan en terrenos del antiguo colegio de doña María de Aragón, personalmente pienso que formaría parte de alguna de las construcciones que tenía el covento-colegio


En la esquina de Bailén con la plaza de España se construyó en 1899 el elegante edificio para la Real Compañía Asturiana de Minas de Carbón, obra de Manuel Martínez Ángel en de estilo alfonsino (Alfonso XII) al gusto francés de Luis XIII. Pocos saben que en este edificio vivió durante casi sesenta años Elías Tormo, gran conocedor del pasado madrileño y autor de libros como el de Las iglesias del antiguo Madrid y otro sobre las murallas de Madrid


Desde la calle de Bailén se accede a la calle del Río a través de una escalinata y en el número 18, la cabeza de un león parece que me está vigilando mientras hago fotos detrás del Senado


Pero en realidad era yo quien vigilaba pues me había cruzado con un político conocido que hablaba por el móvil ajeno a mi cámara. Como no era cuestión de que me viera haciéndole fotos, no pude encuadrar bien pero se le distingue ¿verdad?


¿No sabéis de quién se trata? Os doy una pista: fue el anterior portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados. ¿Seguís sin identificarle?



¿Mejor ahora?....... sí, se trata de Diego López Garrido Smile quien paseaba calle arriba calle abajo sin dejar de hablar por teléfono. “Casualmente” en la calle del Río hay un hotel de tres estrellas llamado Casón del Tormes, al que seguramente no le faltarán clientes nunca: los senadores del vecino Senado.

Muy cerquita, en la calle del Reloj esquina a la travesía de igual nombre, está el restaurante Casa Jacinto (qué calladito te lo tenías, arancetano jejejeje) con una bellísima fachada roja y negra a ambas calles y rótulos grabados en vidrio. Es un restaurante de ambiente taurino especializado en cocina tradicional española: carnes y pescados, así como cocido madrileño todos los sábados y de encargo de lunes a viernes. Su comedor es pequeñito -40 comensales- con mesas cubiertas de manteles de cuadritos rojos y blancos, como en las casas de comida de toda la vida



Siempre me han llamado la atención las ventanas tapiadas de muchas casas antiguas como la de Casa Jacinto y que, además, en este caso, están bellamente decoradas


En la esquina de las calles Río y Fomento hay una Fábrica de buñuelos, churros y porras que ya había cerrado sus puertas a la hora que di mi paseo y los churreros ya habrían repartido porras “a diestro y siniestro”, pero porras de las de comer, no de las de zurrar. Y seguro que muchos de los senadores habirán desayunado sus churros y porras en los bares y cafeterías cercanos. El Senado es un “cliente” seguro para los establecimientos de las calles aledañas


En lo alto del edificio de los buñuelos, las palomas aprovechan a tomar el sol. Es fácil saber dónde se posan estas aves normalmente, nada como mirar al suelo y ver la acumulación de excrementos


Me adentré por la calle del Fomento y en la acera de la izquierda hay un comercio de los “de toda la vida”: Casa Juanito. Una tienda pequeñita de alimentación, un colmado de los de antes, que abastece la zona y que bien podría estar en cualquier pueblo de España pero no, está muy cerquita del Senado, y como vemos, nada que ver con las tiendas de alimentación regentadas por chinos que han proliferado por todo Madrid


La antigua báscula asoma desde la puerta y vemos que tan solo sirve de expositor con paquetes de macarrones y espaguetis, las modernas básculas están al fondo


En la acera opuesta una confitería ¡cómo me gusta esta palabra! que además es panadería y repostería


Y que además, se publicita como “sucursal de la Moneda de Oro” ¿sería aquí donde el Ratoncito Pérez se proveía de monedas para cambiarlos por los dientes que los niños le dejaban bajo la almohada?


En la otra esquina de Fomento con la travesía del Reloj está El Picoteo ¡ay qué hambre teniendo en cuenta que era la hora de comer cuando estuve paseando por esa zona!


Algo más arriba, en el número 36 de la calle Fomento otro restaurante: El Pastor


Se trata de un restaurante boliviano cuyas especialidades son el pollo asado y las carnes al sarmiento, o sea, a la brasa con leña de vid. Está claro que los senadores tienen gran variedad de restaurantes para comer


De regreso a la calle del Río, en el número 6, a la izquierda del portal, hay una autoescuela que pasaría desapercibida si no fuera porque es ¡para chinos! Sí, ya me había dado cuenta de la cantidad de chinos –y chinas, como se diría políticamente correcto- que hay por la zona. Sin embargo el nombre de chino no tiene nada



Y casualmente, ayer leía en ABC esta noticia:
La calle Leganitos acumula 18 comercios «sólo para chinos» en apenas 300 metros
El «Chinatown» madrileño cuenta con una autoescuela, una librería e incluso un club de alterne
Para saber más: http://www.abc.es/20120324/local-madrid/abci-silenciosos-201203232108.html

A la derecha del portal número 6 un establecimiento en vías de extinción si que es no ha cerrado ya definitivamente: una carbonería. Todavía quedan unas cuantas por Madrid que van desapareciendo poco a poco


En la otra esquina de la calle Río con Fomento, frente a la fábrica de buñuelos otro establecimiento que lleva tiempo cerrado: Vinos F. Criado, algunas de sus letras doradas han desaparecido ya


La calle del Río empieza en la de Leganitos a donde me dirijo y ésta se prolongaba hasta el comienzo de la calle de Princesa pero quedó cortada con la construcción de la plaza de España. Leganitos es una calle llena de vida, sobre todo porque está plagada de restaurantes. Uno de ellos se llama Pasiones Argentinas y al ir a entrar me abrió la puerta un señor mayor bien trajeado y con acento argentino que me saludó amablemente “Buenas tardes, ¿cómo está usted?” y yo, perpleja le contesté “bien, gracias ¿y usted?” y me contestó que también estaba bien y me dirigí a la barra a reponer fuerzas. Debía ser el dueño porque a todo el que entraba le recibía de igual manera.
Pedí una coca-cola zero y me pusieron un pincho riquísimo: una salchicha fresca pequeñita con una tira de pimiento morrón encima sobre una rebanadita de pan de barra recién tostado.

Al salir hice una foto al rótulo de cerámica –diferente de los demás pues está orlado- de la cercana calle de la Flor Baja, el único tramo que quedó después de la construcción de la Gran Vía. En esta calle estuvo la fachada principal del convento de los jesuitas, incendiado en 1931 y del que se perdió, aparte del edificio, su inmensa biblioteca, la más grande en número de volúmenes después de la Biblioteca Nacional


Justo debajo del rótulo está otro restaurante: El Serete, una arrocería, en el 11 de Flor Baja. En la pared lateral hay tres cerámicas de azulejos preciosas




Y la tercera con un motivo muy español y ejemplo de lo que no se debe hacer: en este caso el aparato de aire acondicionado tapa una parte de la cerámica. Una pena


Subiendo por la calle de Leganitos, observo la cantidad de comercios chinos que hay pero mi interés son las fachadas de los edificios, por si veo alguna que me llame la atención como la del numero 23. Sobre las ventanas una moldura con tema floral en color, cosa que no había visto nunca




Y en el número 7 de Leganitos, una casa con un escudo de la familia Correa


¿Lo mandaría poner Santiago Correa Monedero? según leo en Internet, tenía un negocio de grúas para vehículos, pero cuando yo hice la foto lo único que había era una gestoría en el primer piso y un bar de copas


Me dirigí a continuación a la calle de Isabel La Católica con la idea de fotografiar en el número 2, la denominada Antigua Casa Talavera, cuya fachada de cerámica se dice que está realizada con restos de azulejos de conventos y palacios derribados. El comercio abrió en 194 y hoy está regentado por la tercera generación. Toda la cerámica que vende está hecha a rueda y pintada a mano, como se ha hecho toda la vida


La fachada está muy deslucida, le faltan varios azulejos pero el dibujo central, que creo que representa al rey Fernando III el Santo, se conserva muy bien, no así la de la derecha, una representación de una Virgen que está en muy mal estado


El cartel de la puerta informa lo siguiente:


Se nota que dicho cartel es antiguo pues figura el número de teléfono sin el prefijo delante.

Desde la Isabel la Católica se asoma la parte trasera del templete que corona uno de los edificios de la Gran Vía en el que destaca la escalera de caracol para subir al techo del mismo. Y me viene a la cabeza que parece un trampolín para lanzarse a la piscina si no fuera porque ni hay agua debajo ni tabla desde donde saltar


Continúo con mi paseo hasta llegar a la plaza de Santo Domingo, y me encuentro de frente con La Carnicería, una taberna-restaurante cuya especialidades son la ternera de Guadarrama y Ávila, y el buey gallego de raza frisona. Y para los peques, hamburguesa de auténtico buey con patatas fritas caseras. Sobre el rótulo de la fachada se publicitan como “las mejores carnes del mundo”


El Café de Chinitas, un restaurante tablao flamenco donde se puede cenar mientras se ve el espectáculo se halla desde 1970 en un palacio del siglo XVII, en la esquina de las calles Fomento y Torija. Por este templo del flamenco han pasado grandes artistas como la Chunga, la de los pies descalzos, María Albaicín, Pastora Imperio. Su origen fue un café-cantante, de Málaga que se creó a mediados del siglo XIX en torno a un patio andaluz cubierto para resguardarse de la lluvia


Unos bellos faroles iluminan la fachada cada noche


El Tribunal de la Inquisición estuvo inicialmente en la calle de Isabel la Católica y se trasladó al número 7 de la calle Torija, a un edificio que construyó Ventura Rodríguez en 1797 para tal fin, quedando la antigua sede como cárcel del Santo Oficio. Una vez abolida la Inquisición se destinó sucesivamente como sede del Ministerio de Fomento, oficinas de la Deuda Pública y, finalmente, se trasladaron a él las madres Reparadoras. Entonces se construyó la iglesia sobre una antigua capilla realizada por Juan Bautista Lázaro y Joaquín María Fernández y Menéndez Valdés.
El edificio se había quedado demasiado grande para las escasas diez monjas que lo habitaban y así, en 2008, se lo vendieron al vecino Senado para ampliación del mismo. Las religiosas se trasladaron a dos chalés adosados los cuales unieron en el barrio de Peñagrande alrededores de la avenida del Cardenal Herrera Oria)


A continuación, en el número 17 hay un edificio moderno de viviendas en cuya fachada hay una placa que recuerda que en el edificio anterior estuvo el diario El Debate, del que fue director Benito Pérez Galdós entre 1871 y 1873. Este periódico estaba financiado por el general Prim y donde Galdós pergeñó la idea de narrar la Historia de España en foma de novela: los Episodios Nacionales.


La verdad es que no tenía demasiado interés en esta foto salvo por la farola, para mi colección de farolas, pero sinceramente, la foto la hice para disimular y no llamar la atención a los policías de la comisaría situada en la otra acera, en el número 24, y digo disimular porque quien no quiere la cosa, hago foto de una farola y me giro y ¡zas! foto del moderno GPS que utiliza el Cuerpo Nacional de Policía Municipal


¿Cómo? ¿qué no lo veis?


¡Sí, señor! Lo habéis adivinado: un plano-callejero de Madrid pegado con papel celo en el salpicadero del copiloto, ¡un GPS de última generación, oiga!

Y aquí concluyó mi paseo por los alrededores del Senado. Eran ya casi las 4 de la tarde y mi estómago reclamaba urgentemente algo que calmara los rugidos que debían de oírse desde muy lejos.

Mañana más y mejor.

Saludos,
Mayrit






Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por mary fely el Lun Mar 26, 2012 1:50 am

Pero como no te van a sonar las tripas Mayrit, a esas horas cuando has estado fotografiando restaurantes, confiterías....

Pues eso, mañana esperamos más y mejor Smile

mary fely

Mensajes : 972
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Invitado el Lun Mar 26, 2012 2:22 am

jajaja Mary Fely, es que cuando me pongo a pasear mirando cosas y más cosas... se me pasa el tiempo y no me doy ni cuenta Smile

Besitosss
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos por mi Madrid del alma

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.