Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

La cuadra de San Isidro

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La cuadra de San Isidro

Mensaje por rodurosa el Vie Feb 25, 2011 10:16 pm

Nunca defrauda hacer un periplo por la Latina durante las fiestas de San Isidro. Madrileños castizos, nostálgicos, curiosos, e “isidros” que vienen de fuera, dan, todos ellos, contenido a una fiesta que cada año va en auge, aunque se eche de menos el magisterio de hacer sonar un organillo como Dios manda, pues son pocos, o ninguno, los que quedan de aquellos oficiantes marchosos y achulados, castizos barriobajeros que daban al manubrio con el codo transmitiendo al rodillo su impronta, pero gracias a la técnica siguen oyéndose los chotis de siempre, las tonadillas, los cuplés, y los pasacalles. Cada 15 de mayo se dan cita algunos de los elementos más definitorios de lo que se ha venido en llamar “casticismo madrileño”, costumbrismo basado en la tradición que junto a la devoción por el Santo conforman las fiestas de San Isidro.

Es bien notorio que los madrileños tienen un especial aprecio a su Patrón, el que en vida fuera un hombre piadoso, un mozárabe que vivió en el barrio de la Morería, cuando Madrid era Mayrit, la ciudad árabe refundada en el siglo IX, cuando ya existían plazas como la de la Paja, San Andrés, y Cruz Verde, y prodigaban misteriosos pasadizos, grutas y cuevas que aún hoy en día se encuentran en los sótanos de edificios antiguos.
El día 15 de mayo, los madrileños recorren los sitios en los que según la tradición tuvieron algo que ver con aquel piadoso hombre: la ermita del Santo para beber agua de la fuente milagrosa, la casa de Iván Vargas en la que vivió, la iglesia de San Andrés donde fuera enterrado, la pradera, para solaz de los madrileños que hacen la romería al Santo y que tan magistralmente pintara Goya, la Colegiata, dónde finalmente descansa junto a su esposa Santa María de la Cabeza. Pero hay un sitio poco o nada conocido por la mayoría de los madrileños; la Cuadra de San Isidro.

En el número tres de la calle Petril de Santisteban, en la planta baja de un edificio de vecindad construido en 1856, se encuentra una pequeña y agradable capilla de cuarenta y dos metros cuadrado en lo que en el siglo XII fue una cuadra propiedad de D. Iván Vargas, patrón de Isidro. Según la tradición, el Santo labrador guardaba los bueyes en esa cuadra, y en los crudos inviernos pasaba muchas noches junto a los animales proporcionándole calor. En la capilla podemos encontrar un bello retablo neoclásico del XVIII. En el Altar, imágenes de estilo napolitano de los esposos tocados con coronas de plata, y en los lados, una Inmaculada Concepción y un San José. En las paredes de la capilla interesantes cuadros que recuerdan algunos de los milagros de San Isidro pintados en el siglo XIX por Manuel Castellanos. También cuelga un cuadro de Don Diego de Vargas, que fue Gobernador de Nuevo México entre 1690 y 1704. Completa la ornamentación, dos vidrieras con las imágenes de San Isidro y Santa María de la Cabeza, manufacturadas por el francés Montmellán, y una gran lámpara de bronce con patina de oro y cristal de roca que data del primer imperio de Napoleón en 1808. El suelo del siglo XVIII, de pizarra y mármol blanco, revela el paso del tiempo y por ello permanece cubierto por una alfombra. Durante la construcción del edificio actual, al hacer la reforma de la capilla ya existente, se hallaron restos de los pesebres detrás del Altar, que desaparecieron en esta reforma. La casa construida envuelve a la primitiva ermita, dotando a la casa de vecinos de capilla propia. En el medianil del muro de los dos edificios de la calle Pretil de Santisteban 3 y el de la calle del Almendro 6, existe un pozo, que no se visita, que construyó el propio Santo para dar de beber a sus animales.

La capilla sólo se puede visitar el 15 de mayo, festividad de San Isidro, celebrándose ese día dos Misas. Más tarde, antes del comienzo de la procesión del Santo, sobre las 17 horas se abre de nuevo la capilla para ser visitada y recibir reseñas y pormenores por parte del señor Don Juan Jiménez – Calvo Blázquez – Zamora, Consiliario de la Real muy Ilustre y Primitiva Congregación, el cual hace una semblanza de los acontecimientos históricos en relación con la vida del Santo y particularmente lo relacionado con esta bella y a su vez coqueta capilla. Merece la pena acercarse y escuchar estas explicaciones en tan delicioso lugar que conserva la más pura tradición del Santo en Madrid. Hasta el pasado 2009 acudía a la capilla, al igual que lo hacía cada año, la señora Doña Juana María Teresa Pérez – Balsera Caballero López de Zárate, última descendiente y propietaria de su linaje y Señora de la casa de Iván Vargas, pero falleció el pasado octubre de 2009 a los 88 años. La visita de la capilla acontece poco tiempo antes del comienzo de la procesión de las imágenes de San Isidro y Santa María de la Cabeza que partiendo de la Colegiata en la calle de Toledo 37 recorre las calles que configuran el Madrid antiguo.

Madrid, sin menoscabo de ser una metrópoli vanguardista, ha sabido mantener siempre vivas las tradiciones heredadas de sus antepasados. En esta Ciudad que no es Ciudad sino Villa, y que tanta historia lleva tras de sí, queda siempre algo por descubrir, por ver. Cosas y casos, mil historias ocultas, a veces olvidadas del enigmático pasado madrileño. Aquí se ha mostrado una, la cuadra de San Isidro que ha permanecido oculta quizás por falta de patrocinio al ser una propiedad privada. Las tradiciones son para ser conservadas, respetadas, promocionadas y adecuadamente financiadas por las entidades públicas pertinentes. Los madrileños lo agradecerán.
avatar
rodurosa

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 25/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.