Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Ya a la venta
subir imagenes
El tiempo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
contador de visitas
Contacto
subir imagenes

Grafittis pijos

 :: Papelera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Grafittis pijos

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 05, 2011 5:36 pm

En la calle Orellana esquina a Campoamor hay un edificio del siglo XIX cuya restauración incluyó unos modernos grafittis. Lo mencionamos, recuerdo, en el atarior foro. Hoy ABC nos cuenta que dichos "dibujos" son "alegales":

Cerco al grafiti ultrapijo
La rehabilitación y las pinturas de «Todo es felicidá» están expedientadas y multadas por el Ayuntamiento
MARÍA ISABEL SERRANO / MADRID
Día 05/02/2011
28 comentarios





Entre las fachadas de Orellana y Campoamor hay 68 dibujos
Pocos se resisten a hacer una foto. Tiene una fachada de 900 metros cuadrados y 68 pinturas que no dejan indiferente a nadie. El conjunto se llama «Todo es felicidá»y se alza en el número 5 de la calle Orellana.

La rehabilitación y las pinturas de «Todo es felicidá» están expedientadas y multadas por el Ayuntamiento

MARÍA ISABEL SERRANO / MADRID
Día 05/02/2011
28 comentarios
Pocos se resisten a hacer una foto. Tiene una fachada de 900 metros cuadrados y 68 pinturas que no dejan indiferente a nadie. El conjunto se llama «Todo es felicidá»y se alza en el número 5 de la calle Orellana.

Entre las fachadas de Orellana y Campoamor hay 68 dibujos
¿Arte?, ¿coquetería?, ¿grafitis ultrapijos?... Lleva decorado así dos años y medio, desde que finalizaron las obras de rehabilitación. Pero pesan sobre él dos expedientes municipales: uno sancionador y otro de restitución a su estado anterior. La propiedad y el Ayuntamiento siguen litigando. «¿Borrar las pinturas? Imposible. Es un fresco en seco realizado con técnica de silicio sobre fondo de cal. No vale pintar sobre lo pintado. Habría que picar hasta llegar al ladrillo», declara a ABC Jack Babiloni, el autor.
Todo comenzó hacia 2003, cuando la propietaria del edificio —construido en 1886 y que forma parte del Catalogo de Edificios Protegidos—, se propuso acometer las obras de rehabilitación. A través de una fundación se dio con el aparejador, Luis Cercós, que propuso una restauración sin renunciar a lo original: decorar la fachada. Al artista le tenía muy cerca. Era su hermano. De nombre artístico, Jack Babiloni.

La rehabilitación duró hasta marzo de 2008. Babiloni pintó los dibujos en 24 días. Del 4 al 28 de marzo de ese año, para ser exactos. «Me satisface haber hecho una cosa así. Pero la vida sigue. Ahora estoy en otros proyectos. Por “Todo es felicidá”no paso desde hace un año», comenta. Los dibujos, nos explica, «están realizados en una paleta de cuatro colores —negro, amarillo, azul y ocre— sobre fondo blanco inmaculado». El conjunto, con textos un tanto ilegibles, enseña personajes de la mitología griega y romana. La técnica con la que están pintados les asegura una conservación de hasta 500 años, asegura Babiloni.

Pero, mire usted por dónde, todo no es tan idílico como parece. Para las obras de restauración del edificio se pidió la correspondiente licencia municipal y se pagaron las tasas correspondientes. Todo indica que el permiso no llega, que entran las prisas y que se inician las obras, sí o sí. Pinturas incluidas aunque fuera lo último que se hiciera del proyecto en su totalidad. «Por eso, lo más correcto es hablar de alegalidad, no de ilegalidad», puntualiza el pintor.

El Ayuntamiento no ha entrado en si los dibujos son correctos, acordes con un edificio de finales del siglo XIX o, por el contrario, transgresores. Sin embargo, las obras han provocado, como decimos, dos expedientes. El sancionador —la multa oscilaría entre los 30.000 y los 600.000 euros—, está recurrido.

Fuentes municipales señalan que, en efecto, «se llevaron a cabo obras de rehabilitación sin licencia» por lo que se abrió un expediente de «restablecimiento de la legalidad urbanística» y el sancionador ya mencionado. «Los dos expedientes —añaden las mismas fuentes—están resueltos. Uno con orden de demolición y otro con esa imposición de sanción», cuya cuantía exacta no se ha decidido.

La rehabilitación afectó a patios, cubiertas, fachadas, interiores y escaleras. Se hizo sin la licencia concedida e incumpliendo una orden de paralización. Se incrementó el volumen del edificio y se instaló un ascensor que no cumple todos los requisitos.
«Todo es felicidá»corre peligro. De momento se está salvando. El expediente sancionador está recurrido. El que supondría la «restitución del edificio a su estado anterior» sigue en trámite y también podría ser recurrió. No es que todo lo hecho en Orellana, 5 tenga los días contados pero sí un futuro incierto. Además, conviene no olvidar que el edificio está protegido. La normativa obliga a preservar «los elementos que lo caracterizan y sirven de referencia para comprender su época, su estilo y su función». Claro, los de finales del XIX.

La propiedad es una y discreta. Vecinos, pocos. Casi todo son oficinas. Y, también, un taller de pintura, «Reojo», cuyos directores Andreas y Marta, están felices de trabajar y vivir en un lugar tan peculiar.

http://www.abc.es/20110205/madrid/abcp-cerco-grafiti-ultrapijo-20110205.html
-------
Saludos,
Mayrit

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Papelera

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.